¿Muy sexy o demasiado vulgar?

Ellas se han vuelto famosas por las bromas pesadas que se hacen. Se arrojan baldes de agua fría, se quitan la ropa interior, se arrojan huevos y hacen lo que sea para ganar más popularidad en redes sociales.

Pero lo que para muchos es un acto de sensualidad, otros lo consideran una excesiva necesidad de atención y más con el último reto que han popularizado.

Se trata del “Pussy Slap”, un juego con reglas sencillas pero algo invasivo. Las chicas están en un lugar cualquiera, haciendo actividades comunes cuando una sorprende a la otra y la golpea en su vagina.

El éxito de estas dos sexies chicas ha llegado a los más de 12 millones de reproducciones y más de 30 mil likes. Mientras unos las critican por tener “poca clase”, otros las defienden asegurando que solo la están pasando bien.

¿Han sobrepasado los límites o muchos exageran?

Redacción Los 40

Advertisements