La construcción que el Gobierno chino llevó a cabo en la provincia de Neuquén ya se encuentra casi lista para funcionar. Tras meses de polémica por su supuesto uso militar, aseguraron que la intención del proyecto es captar señales desde un satélite en la Luna.

Según informa la agencia Télam, para que la estación comience a funcionar sólo faltaría el visto bueno del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) y que China decida el día de lanzamiento de la sonda lunar Chang’e-5.

Desde la oposición se viene denunciando desde épocas del kirchnerismo que con la construcción de estas antenas se estaría entregando la soberanía del suelo argentino en esa zona. Hoy en día, para entrar a la zona, hace falta autorización de la embajada china y que las autoridades argentinas tengan conocimiento.

“Aún no está determinado, pero es posible que lo hagamos este año, depende de muchos factores”, informó Wang Jizho, jefe de la estación, sobre su funcionamiento a los periodistas que fueron a recorrer el emprendimiento.

Además, fuentes chinas aseguraron que “inicialmente la antena se utilizará para hacer soporte al proyecto de exploración lunar -con intercambio de datos, imágenes de las muestras recopiladas allí-, pero en un futuro también servirá para explorar Marte”.

Redacción Perfil

Advertisements