Desde que se reanudaron las clases, tras el periodo vacacional de diciembre, los alumnos de la escuela primaria y secundaria Juan Fernández Albarrán, ubicada en Toluca, han tenido que aprender en la penumbra, toda vez que-debido a un alto voltaje recibido en sus centro de poder-, los aparatos electrónicos se descompusieron e incluso algunas lámparas tronaron.

A raíz de esta situación, alrededor de 2 mil estudiantes se han visto afectados, incluso al grado de no tener baños limpios puesto que los tinacos solo funcionan con una bomba eléctrica.

Al respecto, el director del plantel, José Antonio Gutierrez Martínez, detalló que esta situación detonó por el cambio de medidores por parte del CFE, así como el tiempo de vida de la instalación eléctrica del plantel, la cual data de hace más de cuatro décadas.

“Es una falla de la Comisión Federal de Electricidad porque con ese exceso de voltaje hace que la instalación de ponga al rojo vivo, no aguantan los cables y muchos se llegan a fundir, hay corto”.

Detalló que ya se le solicitó intervención al Instituto para reparación de Edificios de Gobierno, sin embargo, están en una lista de espera por lo que no saben cuándo se reparará esta falla, lo que implica cambiar el cableado de la escuela, lo que se traduce en un costo de entre 80 y 150 mil pesos.

Advertisements

¿Qué te parece?