La cantante norteamericana Britney Spears sufrió un percance que muchos de sus fans sin duda agradecerán. Durante un concierto en Las Vegas, el vestuario de la ‘Princesa del pop’ le jugó una mala pasada y enseñó de más sobre el escenario.

La artista estaba interpretando la canción ‘Work Bitch’ cuando uno de sus ‘mejores atributos’ salió a la luz, y para beneplácito de los presentes, no se dio cuenta de inmediato y siguió su presentación.

No es la primera vez que le ocurre una situación así a la cantante, ya que la última ocasión fue en octubre del año pasado.

Redacción Record

Advertisements

¿Qué te parece?