Tal y como ocurrió en febrero de 2016, un grupo de turistas sacó del mar a un bebé delfín para tomarse selfies y acariciarlo, en Argentina.

En un video difundido por testigos, se aprecia al mamífero en la arena con varias manos tocándolo, mientras aún estaba con vida.

José Torchetti, director de Servicios Públicos de la municipalidad de San Bernardo, detalló que recibieron una llamada la tarde de ayer para alertar sobre la presencia de un delfín varado en la orilla del mar, aunque cuando arribaron al sitio ya no lo encontraron.

De acuerdo con medios locales y la agencia EFE, el delfín se acercó a la orilla, lo que aprovecharon los bañistas para sacarlo del mar y jugar con él, cuando lo recomendable es llamar a las autoridades para determinar el estado de salud del animal, además de que tampoco es óptimo devolverlo a aguas profundas.

Leonel Roget, portavoz de la organización ambientalista Fundación Vida Silvestre, indicó que ya se investiga la causa de la muerte del ejemplar franciscano, aunque es probable que la red de algún pescador lo haya lesionado momentos antes.

Si el delfín se acercó a la orilla es porque algo malo le pasaba, y lo peor que se puede hacer ahí es sacarse selfies.

Otra testigo de lo ocurrido aseguró que los paseantes dejaron morir al delfín que estaba muy chiquito, que lo pudieron devolver al mar pero se pusieron a tomarle fotos porque decían que “ya estaba muerto”.

Con información de EFE y La Nación.

Advertisements

¿Qué te parece?