CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Juzgado Segundo de lo Penal dictó una sentencia de seis años y nueve meses de prisión contra el exgobernador de Aguascalientes, el panista Luis Armando Reynoso Femat, por los delitos de peculado y uso indebido del ejercicio público.

En un comunicado, la Fiscalía General del estado (FGE) precisó que el fallo derivó de las irregularidades en la compra de un tomógrafo, con valor de 13.8 millones de pesos, que nunca se encontró en hospitales públicos del estado.

Sin embargo, pese a que la sentencia dictada este martes declara culpable a Reynoso Femat, éste no ingresará a prisión porque se amparó para enfrentar en libertad el proceso judicial, además de que depositó una fianza de aproximadamente 12 millones de pesos.

Según el juzgador, existen evidencias suficientes que señalan como responsable al exgobernador, toda vez que se acreditó su culpabilidad en la comisión de los delitos de peculado y ejercicio indebido del servicio público en agravio del gobierno del estado de Aguascalientes.

De acuerdo con la determinación judicial, los hechos por los que el exmandatario estatal fue sentenciado datan de octubre de 2008, “cuando en su calidad de gobernador constitucional del estado de Aguascalientes giró instrucciones a través del exsecretario de Finanzas, Raúl Gerardo Cuadra García, para que en el Instituto de Salud del Estado de Aguascalientes (ISEA) se documentara un pago correspondiente a la cantidad de 13 millones 800 mil pesos, con la intención de distraer esos recursos de sus fines originales, simulando la adquisición de un tomógrafo”.

La acción sería a favor de la empresa Logística y Asesoría Comercial S.A. de C.V.

A fin de aparentar la legalidad de los recursos públicos, el dinero fue transferido de la Secretaría de Finanzas al ISEA para que el supuesto tomógrafo formara parte del patrimonio de la institución.

Según el dictamen, la intención de Reynoso Femat “era distraer recursos en beneficio propio y de terceros, causando con ello un detrimento patrimonial al gobierno del estado”, dado que el tomógrafo nunca se adquirió, “por lo que su simulación de compra se efectuó sin ningún procedimiento de licitación o adjudicación, otorgándose así un contrato indebido”.

En consecuencia, el exgobernador fue sentenciado a seis años y nueve meses de prisión y a pagar 13 millones 800 mil pesos para reparar el daño. Pero dado que depositó una fianza de 12 millones de pesos, sólo tendrá que pagar la diferencia para permanecer en libertad.

En el mismo juicio fueron involucrados el extesorero Raúl Cuadra García, quien se encuentra prófugo, y el extitular del ISEA, Ventura Vilchis Huerta, que permaneció cuatro meses en prisión, en 2013, y salió tras pagar una fianza cercana a los 11 millones de pesos. Vilchis falleció en 2015.

Otro funcionario menor estuvo preso desde 2012 y a mediados del año pasado obtuvo la libertad.

Advertisements