El Papa ha presidido por cuarta vez en su pontificado el sacramento del bautismo, que ha administrado a 13 niñas y a 15 niños, principalmente hijos de empleados vaticanos, y ha exhortado a sus madres a amamantarlos “sin miedo” y “con tranquilidad”.

En la capilla Sixtina del Vaticano el Pontífice ha invitado a las madres a dar el pecho si sus hijos lo necesitan. “Los niños se encuentran en un lugar que no conocen, se levantaron antes de lo normal, tal vez, y luego empieza uno, da la nota, y luego los otros lo imitan y lloran sólo porque lloran los demás. Jesús hizo lo mismo: la primera prédica de Jesús fue un llanto. Y luego, como la ceremonia es un poco larga, a algunos les da hambre, y si es así, ustedes, mamás, amamanten sin miedo, con normalidad, como la Virgen”, ha pedido el Papa. Ya en anteriores ocasiones, Francisco se había pronunciado a favor de la lactancia materna en público.

Francisco, que el próximo 14 de enero bautizará en la Casa Santa Marta a 8 niños que nacieron en Amatrice y Accumoli (Italia), después del terremoto del pasado 24 de agosto, ha señalado que “la fe no es solo recitar el Credo”, sino “vivirla y testimoniarla”.

“Queridos padres, ustedes pidieron para sus niños la fe, la fe que será dada en el Bautismo. Esto significa vida de fe, porque la fe debe ser vivida. Caminar por la vía de la fe y dar testimonio de la fe”, ha asegurado el pontífice.

Así, ha asegurado que la fe “no es recitar el Credo los domingos en misa, no es solo esto”. “La fe es creer lo que es la verdad: Dios Padre que nos dio a su Hijo y el Espíritu que nos vivifica: la fe también es encomendarse a Dios, y esto ustedes se lo deben enseñar a ellos con su ejemplo, con su vida. Porque la fe es luz”, ha determinado.

Redacción El País 

Advertisements