Tijuana, BC. Al menos 14 personas lesionadas, entre quienes se encuentra un fotógrafo que fue rociado con gas lacrimógeno y cuatro policías atropellados por un vehículo, es el saldo del desalojo de las instalaciones de Pemex en Playas de Rosarito que inconformes con el alza a la gasolina mantenían desde el lunes pasado.

Reportes preliminares indican que son dos agentes estatales y dos federales quienes se reportan graves. Fueron arrollados por una camioneta tipo pick up con rótulos de una refaccionaria que presuntamente era manejada por uno de los manifestantes, que se dio a la fuga y abandonó la unidad.

El informe policíaco indicó que el conductor de la unidad aceleró la marcha hacia los oficiales, que después de los hechos fueron atendidos por la Cruz Roja.

El operativo, en el que participan agentes de todas las corporaciones policíacas con apoyo de al menos 100 elementos de la policía municipal de Tijuana, dejó también un número aún no determinado de personas detenidas.

Además del fotógrafo que fue rociado por un agente de la Policía Estatal Preventiva (PEP) cuando tomaba fotos de la golpiza a un hombre por parte de los uniformados, otro reportero fue esposado por agentes que supuestamente lo confundieron con un manifestante.

Las corporaciones policíacas comenzaron a agruparse a partir de la madrugada de este sábado, un día después de que lograron sacar 33 pipas de gasolina de las instalaciones de Pemex, y a unas horas de que el gobernador del estado, Francisco Vega de Lamadrid, advirtió que no está de acuerdo en que con manifestaciones genuinas se afecte a terceros.

Redacción La Jornada

Advertisements