Por Mónica Fragoso

 

Desde que Luis Videgaray dejó la Secretaría de Hacienda, se esperaba que se acomodara rápidamente en algún cargo público, pues es bien sabido que es una persona muy cercana a Enrique Peña, su brazo derecho; incluso muchos creyeron que su renuncia se había debido a que Videgaray fue quien tuvo la idea de invitar a los dos candidatos contendientes a la presidencia de Estados Unidos, invitación que solo atendió Donald Trump. 

Luego de tanta crítica, sacar a Videgaray del gabinete para muchos fue un acto de castigo, pero para los que conocemos la dinámica en que se mueve la clase política del Estado de México, todo era cuestión de tiempo, pues un amigo tan cercano no iba a estar fuera del tablero político, por ello se llegó a especular que quizá sería entonces tomado en consideración para ser candidato a la Gubernatura del Estado de México, que ahora ya está completamente descartado.

Hace unos días ya se escuchaba que Luis Videgaray regresaba al escenario público, y fue hasta hace unas horas que por fin se reveló que  ahora fungirá como Secretario de Relaciones Exteriores.

Este cargo no es menos importante del que tenía hasta el pasado mes de septiembre, cuando renunció a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. El cargo actual llama la atención porque es el tercer Secretario que ocupa este durante el sexenio, sin dejar de apreciar que ocurre a unos días de que tome protesta el presidente Donald Trump.

No hay que perder de vista que como canciller, Videgaray tendrá el primer contacto con la nueva administración de Trump.

Vale la pena vigilar y seguir cuál será la relación y los vínculos que generará Luis Videgaray Caso, pues después de todo, toma el cargo con cierta simpatía del Presidente electo Trump, ya que recordemos que el mismo Trump en su cuenta de twitter manifestó al hacer pública la renuncia de Videgaray que “México ha perdido a un brillante Secretario de Hacienda y a un hombre maravilloso que era altamente respetado por el Presidente Enrique Peña Nieto”.

Advertisements

¿Qué te parece?