Al menos dos personas han muerto este jueves tras la explosión de un coche bomba delante del Palacio de Justicia en Esmirna, tercera ciudad más poblada de Turquía situada en el oeste del país. Los fallecidos son un policía y un trabajador del mismo tribunal, según fuentes policiales citadas por Reuters.

Uno de los diez heridos se encuentra en estado grave, según ha confirmado el alcalde del distrito de Bayrakli a la cadena NTV. La policía ha abatido a dos supuestos atacantes tras la explosión y están buscando a un tercer sospechoso, según la agencia estatal turca Anadolu. El gobernador de la ciudad, Erol Ayyildiz, dice que hay indicios de que los responsables del atentado, armados con Kaláshnikov y granadas, pertenezcan a las milicias kurdas del PKK.

La explosión se ha producido a las 16.00 hora local (a las 14.00 horas en la España peninsular) justo en las inmediaciones del control policial por el que acceden a los Tribunales los jueces y fiscales. Al salir del vehículo, los atacantes y las fuerzas de seguridad se sumieron en un tiroteo que termino con la detonación, por parte de los terroristas, del vehículo frente al mismo control policial, según el gobernador de Esmirna (Izmir, en turco). En la huida, dos de los tres atacantes fueron abatidos por la policía y un tercero aún está en paradero desconocido.

La policía ha rodeado el barrio y busca a un tercer atacante, de unos 1,70 metros de altura, vestido con cazadora negra y boina blanca, según la agencia turca. Un segundo vehículo que supuestamente pertenecía también a los terroristas ha sido detonado a distancia, según las autoridades de la ciudad. Varias ambulancias y unidades policiales se han desplazado hasta el lugar de la explosión. Precisamente Esmirna ha sido hace tan solo dos días escenario de la detención de 16 sospechosos de haber colaborado en la masacre de la pasada Nochevieja en un club de Estambul.

El atentado se produce cinco días después de que un individuo atacase en un club de Estambul, con un balance de 39 víctimas mortales. El autor del atentado en el local a orillas del Bósforo se encuentra aún en busca y captura. El Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) asumió la autoría del atentado en Estambul.

El terrorismo se ha cobrado la vida de más de 300 personas en los últimos 12 meses. Pese a que la mayor parte de ataques han sido obra de las milicias radicales kurdas, que tienen como objetivo las fuerzas de seguridad, el ISIS ha elevado su campaña de atentados, fundamentalmente contra civiles, especialmente tras la ofensiva militar del Ejército turco en el noroeste de Siria.

Redacción El País 

Advertisements

¿Qué te parece?