El 2017 traerá la gran batalla electoral  por la gubernatura del Estado de México. Las elecciones previas señalan que el dominio del Partido Revolucionario Institucional tuvo una tendencia a la alza e incluso, en algunas elecciones clave, la oposición no pudo lograr mayoría de votos en ningún distrito electoral de la entidad.

Pero si algo tiene claro el PRI en el Edomex es que no está para experimentos, si en algo coinciden casi todas las encuestas hechas con miras al proceso electoral del 2017 es que el único candidato que garantiza el triunfo en las aspiraciones de mantener la gubernatura Mexiquense es Alfredo Del Mazo, ya que con alianza o sin ella, sus números en cuanto a percepción ciudadana, son los más altos respecto de otros contendientes.

En la última encuesta de El Financiero, los números reflejan un escenario con los siguientes aspirantes: Delfina Gómez, de Morena, Alejandro Encinas del PRD y algún candidato independiente, Josefina Vázquez Mota obtiene 29% de la intención de voto si es que representara al PAN mientras que Alfredo Del Mazo atrae al 26%, un empate estadístico con ligera ventaja para la panista. Pero si las alianzas están más que sepultadas en el Estado de México y Josefina Vázquez Mota no ha mostrado interés en participar, la ventaja para Del Mazo, resulta obvia.

En su encuesta, El Universal indica que los ciudadanos mexiquenses que militan en el tricolor dijeron que prefieren como abanderado de su partido a la gubernatura mexiquense al diputado federal Alfredo del Mazo con 27.6%, Ana Lilia Herrera Anzaldo con 14.2%, Luis Videgaray Caso con 8.4%, Alfonso Navarrete Prida con 8% y Aurelio Nuño con 3.8%.

A pesar de los esfuerzos de otros candidatos por aparecer en encuestas y análisis politicos parece que los priistas mexiquenses tienen claro que la victoria en la próxima elección estaría en impulsar a un candidato como Alfredo del Mazo Maza.

Aunque nada está escrito y a unos día de que salga humo blanco del cónclave priista, pareciera que este es el único aspirante que si bien no tiene tiene todos los elementos necesarios, si tiene los suficientes  para asegurar el triunfo en las próximas elecciones.

El PRI no la tiene fácil vienen tiempos muy complicados de turbulencia financiera y política y en esos tiempos lo mejor es ir a la segura.

Con información de agencias

Advertisements