Aunque Rusia había prometido al principio pagar con la misma moneda y expulsar a 35 diplomáticos estadounidenses, Putin lo ha rechazado al final.

Finalmente, Rusia no expulsará a 35 diplomáticos estadounidenses en respuesta a la medida adoptada por Washington por la presunta injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales de EE UU. Así lo ha hecho público el presidente ruso, Vladímir Putin, en un comunicado oficial: “No le vamos a crear problemas a los diplomáticos estadounidenses. No expulsaremos a nadie. No prohibiremos ni a sus familias, ni a sus hijos disfrutar de sus lugares habituales de descanso en las fiestas navideñas”.

Por su parte, el jefe de la cancillería rusa volvió a responder a las acusaciones de Washington sobre los presuntos ciberataques de Rusia contra la campaña electoral de la demócrata estadounidense Hillary Clinton, dirigida según EE UU a favorecer la victoria del presidente electo, el republicano Donald Trump. “La administración saliente de Barack Obama, que culpa a Rusia de todos los pecados mortales, ha acusado sin pruebas a la parte rusa de injerencia a nivel estatal en la campaña electoral de EE UU, que habría dado como resultado la derrota de la candidata demócrata”, recordó Lavrov.

Las nuevas sanciones impuestas a Moscú, aseguró el ministro, han sido aprobadas “sin ningún tipo de pruebas” que sostengan las acusaciones. “Es una lástima que la administración Obama, que empezó su mandato con el restablecimiento de la cooperación, concluya su etapa con una agonía antirrusa. DEP (Descanse en paz)”, escribió hoy en Facebook el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev.

Por otro lado, la cancillería rusa desmintió la información difundida por el canal de televisión estadounidense CNN sobre el cierre de la Escuela Angloamericana de Moscú a la que acuden los hijos de diplomáticos estadounidenses, canadienses y británicos. “Es mentira. Parece que en la Casa Blanca se han vuelto locos del todo y ya se inventan sanciones contra sus propios hijos”, aseguró la portavoz de Exteriores, María Zajárova.

Acusaciones de injerencia

Obama anunció este jueves la expulsión de 35 miembros de los servicios de Inteligencia rusos, el cierre de dos centros rusos y sanciones contra individuos y empresas rusos por intervenir en el proceso electoral y los ataques informáticos contra Estados Unidos. Pero el jefe de Estado anticipó, además, más represalias. “Estas acciones no son la suma total de nuestra respuesta a las agresivas actividades rusas. Seguiremos tomando un amplio rango de acciones en el momento y lugar de nuestra elección”, dijo el que seguirá siendo presidente de EE UU hasta que Donald Trump le sustituya en el cargo el próximo 20 de enero.

La CIA y otras agencias de seguridad estadounidenses han concluido este mes que Rusia intervino en las elecciones del 8 de noviembre para perjudicar a la candidata demócrata, Hillary Clinton, y propiciar la victoria del republicano, con posiciones más cercanas al Kremlin. Por su parte, Trump ha tachado de “ridículos” los informes que apuntan a que Rusia podría haber interferido a su favor.

Advertisements