La actriz de 84 años falleció tras ser hospitalizada esta tarde, apenas un día después de la muerte de su hija, Carrie Fisher.

La leyenda del cine Debbie Reynolds fue llevada este miércoles al hospital, un día después de la muerte de su hija Carrie Fisher. (AP)

Debbie Reynolds, quien en las décadas de 1950 y 1960 brilló en películas como Cantando bajo la lluvia, murió esta tarde a los 84 años, un día después de la muerte de su hija, Carrie Fisher.

La actriz fue hospitalizada en el Sinai Medical Center, luego de sufrir un infarto cuando estaba en la casa de su hijo Todd, planeando los servicios funerarios de Carrie.

Reynolds, una de las estrellas de Hollywood más famosas de su tiempo, fue nominada al Oscar en 1964 como mejor actriz por su rol en el musical The Unsinkable Molly Brown.

Se mantuvo al pendiente de su hija desde que ésta sufrió un ataque al corazón el viernes de la semana pasada. Ayer, tras el fallecimiento de Carrie, Debbie agradeció las muestras de afecto.

“Gracias a todos los que admiraron los dones y talentos de mi amada y asombrosa hija. Estoy agradecida por sus pensamientos y oraciones, que la están guiando ahora hacia la siguiente parada”, dijo la actriz.

Redacción Milenio 

Advertisements