Ante la flexibilización de los precios de los combustibles a partir de 2017, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propone una revisión seria y objetiva de la fórmula empleada para determinar el precio final, en el que un componente importante son los impuestos que se aplican a dichos combustibles y que representan casi un 40 por ciento del precio final.

El organismo consideró necesario que autoridades hacendarias y del sector energético, conjuntamente con la IP, se den a la tarea de revisar el tema con profundidad para analizar la composición del precio final de dichos combustibles, ya que si bien es cierto estará sujeto a las condiciones de oferta y demanda del mercado, es previsible esperar que ante un aumento considerable en el precio del petróleo, se refleje en un aumento proporcional del precio de los combustibles.

“Como sabemos son insumos básicos para la industria nacional, por lo que podría detonar en un incremento en los costos industriales y comerciales, que a su vez puedan impactar en los niveles inflacionarios del país”, advirtió Daniel Vázquez Díaz, presidente de la Comisión de Energía de la Coparmex.

Redacción El Financiero 

Advertisements