CIUDAD DE MEXICO (apro).- Los senadores Dolores Padierna y Mario Delgado criticaron el incremento de hasta 20% de las gasolinas anunciado para el inicio de 2017, ya que es una estrategia para “hacer atractivo el negocio” para las gasolineras privadas.

También fustigaron el nuevo esquema para fijar los precios, debido a que representa “un trato diferenciado” que beneficiará a las zonas más ricas y urbanas frente a las más pobres.

En su comunicado, la senadora Padierna advirtió que el nuevo esquema de fijación de precios se compone de una carga fiscal fija (IEPS e IVA), que es de 6.52, 6.06 y 7.30 pesos por litro Magna, Premium y diésel, respectivamente, y el resto es determinado por “el costo del combustible, ya sea abastecido por Pemex o importado, más los costos de logística (almacenamiento y transporte) y la utilidad de los expendedores.

“Los costos de logística dependerán de diversos factores, como la cercanía de distribución o importación y el medio de transporte que se utilice”, abundó la senadora del PRD.

“Este esquema de fijación de precios además de incrementarlos, propiciará un trato diferenciado, ya que las regiones que cuenten con infraestructura adecuada de almacenamiento, transporte por ductos y estaciones de servicio, como es el caso de las grandes ciudades, tendrán precios menores a los que no lo tengan, que es el caso de las zonas menos desarrolladas. Es decir, las zonas más ricas pagarán menores precios que las más pobres”, sentenció Padierna.

Por su parte, Mario Delgado afirmó que el incremento anunciado este martes 27 por la Secretaría de Hacienda es una estrategia del gobierno de Enrique Peña Nieto para hacer “atractivo” el negocio de las gasolineras para los inversionistas extranjeros, aun cuando la competencia no está garantizada y las condiciones económicas no son las mejores.

Delgado también reprochó la metodología utilizada para determinar los precios máximos trasladando los costos del transporte, ya que provocará que las zonas más pobres paguen más por la gasolina.

“El gobierno federal y la Secretaría de Hacienda son los culpables de la escasez que se está presentando en algunas partes del país, pues están buscando justificar la entrega de las gasolineras mexicanas a empresas trasnacionales”, afirmó el senador afiliado a Morena.

“Cuando veamos que los precios se siguen elevando, el gobierno se lavará las manos y dirá justificándose que se debe al aumento del precio del petróleo y la volatilidad del mercado”, abundó en conferencia de prensa.

Redacción Proceso

Advertisements