Cd. de México (26 diciembre 2016).- El acoso laboral que padecen las edecanes es en el Senado y no en la Asamblea Constituyente.

El jueves, la diputada de Morena, Gabriela Rodríguez, acusó que a las trabajadoras de apoyo que contrata el Senado se les estaba pidiendo su renuncia luego de ventilarse que eran obligadas a utilizar escote.

“Sigo muy preocupada, cada vez más, por nuestras compañeras edecanes a quienes les han pedido en esta ocasión que entreguen su empleo el día 31 de diciembre. Considero por las condiciones en que se está dando esto, que se trata de una represalia por la denuncia que hicieron de hostigamiento laboral y sexual”, dijo Rodríguez.

“Me parece gravísimo que vayan a dejar a nuestras compañeras sin empleo, ellas quieren conservar su empleo, no es posible que queden fuera por haber denunciado”, agregó la diputada.

Ayer, la Asamblea reiteró que aunque el problema se ventiló en la Constituyente, se origina en la otra cámara.

El mismo jueves, durante la discusión, el presidente de la Mesa Directiva, Alejandro Encinas, señaló que tomaría nota de la reclamación.

“No tengo facultades y competencias para intervenir directamente, pero interpondremos nuestros buenos oficios para atender esta situación directamente con el Senado de la República”, señaló Encinas.

En tanto, a través de las senadoras Lisbeth Hernández y Gabriela Cuevas, quienes forman parte del Constituyente, así como de la senadora Martha Tagle, se ha impugnando en la Contraloría del Senado para que se revise este caso.

Redacción Reforma

Advertisements

¿Qué te parece?