Las autoridades filipinas pidieron a cientos de miles de habitantes del archipiélago que desalojen sus casas por temor a la llegada de un tifón el día de Navidad.

La tormenta Nock-Ten podría llegar acompañado de vientos de hasta 222 km/h cuando toque tierra el domingo en la isla de Catanduanes, en la que residen 250.000 personas, informa el centro estadounidense de prevención de tifones.

El lunes se prevé que llegue a la isla donde se encuentra la capital, Manila.

“Hemos hecho advertencias de evacuación preventiva”, declaró a AFP Rachel Miranda, portavoz de la seguridad civil de la región de Bicol, donde se halla Catanduanes.

Esta región agrícola en la que viven 5,5 millones de personas está sujeta a los tifones todo el año.

Cedric Daep, responsable de seguridad civil de la provincia de Albay (región de Bicol), afirmó a AFP que al menos 400.000 personas tendrán que ser evacuadas.

“No tenemos suficientes plazas para acoger a toda esta gente en nuestros centros de evacuación”, precisó, pidiendo a los habitantes que pasen las navidades en casa de familiares o amigos.

Con información de EFE

Advertisements