A Fernanda Martínez le nació el amor por la conservación de las tortugas a partir de las pláticas con su tío; por eso, este viernes se imaginó ese trabajo en alguna playa de Oaxaca y lo reflejó en figuras de rábanos.

Ella, junto con al menos 40 niños y jóvenes, participaron este viernes en un concurso de elaboración de figuras artísticas, en el marco de la 119 edición de la “Noche de Rábanos”, tradicional actividad que se realiza cada 23 de diciembre en la ciudad de Oaxaca.

De acuerdo con la coordinadora de la actividad, Gilda Genis García, en la organización participan el ayuntamiento de la ciudad de Oaxaca y el gobierno estatal, a través de sus respectivas áreas de turismo.

Durante la mañana, concursaron en dos categorías, de seis a ocho años de edad y de nueve a 12 años, tras lo cual se realizó una premiación.

Los menores de edad elaboraron distintas figuras con el tubérculo, ya sea un monumento artístico, la escena de una liberación de tortugas, como las de Fernanda, cocodrilos o monos que escenifican la fiesta de la Guelaguetza.

La “Noche de Rábanos” por parte de adultos se realiza por la tarde y noche en la capital, en que los participantes concursan con distintas piezas elaboradas con rábano, totomoxtle y flor inmortal, en 120 puestos colocados alrededor del zócalo de la ciudad de Oaxaca.

Redacción El Universal

Advertisements

¿Qué te parece?