CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) – Al menos 33 personas perdieron la vida y 52 resultaron heridas este martes, tras la explosión del mercado de juegos pirotécnicos San Pablito, en el pueblo de Tultepec, Estado de México.

El secretario de gobierno estatal, José Manzur, confirmó este miércoles el nuevo número de víctimas, luego de que se encontraron restos en los escombros.

Además, 46 personas permanecen hospitalizadas.

Al medio día del miércoles, Manzur ofreció una rueda de prensa donde había indicado que cinco de los heridos, entre ellos dos menores de edad, se encuentran en condición crítica.

El gobierno mexiquense evalúa, junto con la organización civil Michou y Mau, enviar a los menores con quemaduras a Galveston, Texas, para recibir atención, indicó Manzur.

18 de las víctimas de la explosión han sido reconocidas, mientras que 14 están en proceso de identificación.

Por su parte, autoridades del Estado de México aseguraron que la administración estatal cubrirá los gastos hospitalarios y funerarios derivados del caso, luego de que hace unas semanas se catalogara al mercado como uno de los más seguros en su rubro.

La Procuraduría General de la República (PGR) inició una carpeta de investigación derivada de los hechos.

En el mercado se venden durante la temporada de fin de año unas 300 toneladas de explosivos. Un funcionario local dijo a Reuters que 80% de los 300 puestos del Mercado San Pablito quedaron destruidos por las explosiones.

Accidentes comunes

Este tipo de accidentes son frecuentes en México y aumentan en el fin de año y durante los carnavales religiosos, según una investigación de la Universidad Pedagógica Nacional.

Varios de los accidentes más trágicos han ocurrido en Tultepec. En diciembre de 1988, un incendio en una fábrica clandestina de fuegos artificiales del centro de Ciudad de México, dejó 34 personas muertas.

El 13 de octubre de 1998, una explosión de juegos pirotécnicos en una casa en Tultepec donde había un taller clandestino de artificios dejó 10 muertos y 50 heridos, además de 30 viviendas destruidas.

El 5 de noviembre de 1998, también en Tultepec, una explosión dejó cuatro muertos, tres de ellos menores de edad.

El 26 de septiembre de 1999, una explosión de una fábrica clandestina de fuegos artificiales en Celaya, Guanajuato dejó 56 muertos y 350 heridos.

En 2002 hubo en el Estado de México 46 explosiones en depósitos clandestinos de pólvora, que dejaron un saldo de 12 personas fallecidas.

Con información de CNNEspañol

Advertisements