Cerrar el mercado de San Pablito del municipio de Tultepec, dedicado a la pirotecnia, representaría dejar sin fuente de ingresos a 30 mil personas, por lo que es necesario considerar todas las opciones para esta tradición milenaria, consideró el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila.

Lo anterior, previo al despegue del menor Juan Carlos, quien durante la explosión del martes sufrió quemaduras de segundo grado en el 20 por ciento del cuerpo, por lo que él y otro niño, fueron trasladados en una ambulancia aérea al hospital de alta especialidad en quemaduras de Galveston, Texas.

Luego de la explosión de la tarde de este martes, que desapareció prácticamente los 300 locales de espacio; reconoció la imposibilidad de cancelar de facto o suspender esta actividad, bajo el argumento de que la fabricación de pirotecnia es una “tradición” de la que dependen miles de familias.

Tras la explosión de la tarde de este martes, que desapareció prácticamente los 300 locales de espacio; el gobernador mexiquense reconoció la imposibilidad de cancelar de facto o suspender esta actividad, bajo el argumento de que la fabricación de pirotecnia es una “tradición” de la que dependen miles de familias.

Asimismo, anunció que se pondrá en marcha un programa de apoyo social para los menores que perdieron a sus padres en el accidente para apoyar a los deudos, además, no se descarta dar un subsidio a los comerciantes de los locales que perdieron todo su patrimonio.

En lo que respecta a las victimado del incidente, dijo que -de manera oficial- de reportaron 46 personas lesionadas en los hospitales, 32 más fallecidas, de estas 18 ya fueron identificadas con pruebas genéticas, de estos 10 cuerpos ya han sido entregados a sus familiares.

“He instruido al Fiscal General que agilice los peritajes tanto valuadores, para con peritajes de explosivos poder deslindar responsabilidades y poder hacer una limpieza inmediata de este lugar”, finalizó.

Advertisements