Los  intentos de linchamientos que se han perpetrado en el Estado de México bajo el argumento de hacerse justicia  es  debido a que la población ve esta opción como la única posibilidad que tiene para “resguardar su propia vida”, señaló Azucena Cisneros Coss, socióloga experta en el tema.

Ello ha provocado que cada replique más este tipo de actitudes y eventos, por lo que estimó que  en la última década el número de intentos de linchamiento se ha incrementado al 100 por ciento, dijo.

Esta situación se da por la cultura de la violencia que ha deshumanizado a los ciudadanos, generado por la falta de respuesta del Estado y  las instituciones encargadas de velar por la seguridad de los ciudadanos.

Situación que se agrava, pues además de fracasar las instituciones de seguridad, existe un bombardeo de imágenes de información sobre las armas y violencia, “que es lo que ahora transmite la televisión, que es donde ahora se forman los niños”.

Ante ello, dijo, “la ciudadanía bajo un esquema de hartazgo ha ubicado que al hacer justicia por su propia mano es la única posibilidad que tiene de resguardar su propia vida”.

Así se ha empezado a replicar e incluso a sentir empatía con los llamados “vengadores” , que han asesinado a presuntos asaltantes, bajo la premisa de la ley del Talión “Ojo por Ojo diente por diente”, y esto lo único que va a provocar es más violencia y no va a parar es algo interminable.

Actualmente en el Estado de México, han aparecido los llamados vengadores  principalmente en el transporte público, que han cobrado la vida de 10 presuntos delincuentes:

Esta violencia consideran organizaciones y asociaciones civiles es  el reflejo de que la autoridad ha sido rebasada en materia de seguridad, ocasionando un hartazgo en la gente que prefiere hacer justicia por propia  mano, “aunque luego sufra la persecución de la autoridad por haber defendido sus pertenencias y hasta su vida”.

Osmar León Aquino, dirigente de “México Suma” y Xóchitl Arzola Vargas, presidenta de “Mujeres en Cadena”, coincidieron en señalar que las medidas implementadas por el gobierno en materia de seguridad, “son sólo paliativas y de bote  pronto, pero no surgidas de un trabajo de inteligencia e investigación, y los resultados están a la vista”.

Fuente: Excelsior

Advertisements