Por carecer de permisos en materia de impacto ambiental, inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuraron obras y actividades de construcción en un predio del municipio de Amanalco de Becerra, Estado de México.

Durante visita de inspección, se constató la afectación a un terreno forestal en cuatro mil 300 metros cuadrados, donde se observó la construcción de cuatro cabañas de madera, instalación de herrería y malla ciclónica, así como la apertura de dos caminos de acceso en el terreno.

El lugar inspeccionado está dentro del Área Natural Protegida con categoría de Área de Protección de Recursos Naturales Zona Protectora Forestal de los Terrenos Constitutivos de las Cuencas de los Ríos Valle de Bravo, Malacatepec, Tilostoc y Temascaltepec.

El área supervisada también forma parte de la Región Hidrológica Río Balsas, la cual proporciona servicios ambientales al captar y abastecer de agua a las poblaciones locales, así como aportar un caudal considerable que se envía a la Zona Metropolitana del Valle de México a través del Sistema Cutzamala.

Los responsables no presentaron el permiso en materia de Impacto Ambiental para cambio de uso de suelo en área forestal que emite la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para la realización de esas actividades al interior de un Área Natural Protegida, se colocaron tres sellos de clausura como medida de seguridad.

En casos de este tipo, las sanciones comprenden una multa equivalente de 30 a 50 mil días la Unidad de Medida y Actualización, arresto administrativo de hasta 36 horas y la clausura temporal o definitiva, total o parcial de las obras y actividades.

Redacción Impacto

Advertisements