CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) – El alcalde de Cuernavaca, Morelos, Cuauhtémoc Blanco, enfrenta una demanda de juicio político con la cual podría ser destituido del cargo, un riesgo que se ha vuelto común contra el exfutbolista por la cantidad de recursos similares impulsados en su contra, y por lo cual él acusa un “embate político”.

El Congreso estatal tiene previsto discutir este jueves la solicitud de juicio político presentada el 9 diciembre por el abogado constitucionalista Raúl Carrancá y Rivas en su calidad de ciudadano, quien alega que Blanco era inelegible porque no tenía el tiempo de residencia mínimo (cinco años), además de que se ha ausentado de sus obligaciones y de las reuniones de cabildo y ha aceptado donaciones de obras de asfalto sin el aval del mismo órgano municipal.

El ayuntamiento fue notificado el miércoles por la secretaria técnica del Congreso de Morelos, quien llegó al lugar custodiada por policías. Ahí la recibieron simpatizantes del alcalde, quienes manifestaron su rechazo al nuevo recurso.

Blanco tiene cita para comparecer este mismo jueves, con el fin de que explique su postura.

El Legislativo local ya había revocado el mandato de Blanco el pasado viernes, pero el alcalde cuenta con una suspensión provisional otorgada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y otra por el Juzgado Cuarto de Distrito para evitar actuaciones del Congreso en su contra. En este nuevo caso, es improcedente el juicio de amparo, según ha comentado Carrancá y Rivas.

El secretario de Asuntos Jurídicos del ayuntamiento, José de Jesús Guizar, descartó que los diputados puedan desaforar y destituir a Blanco durante la sesión de este jueves, al argumentar que la ley les concede 15 días para responder a la solicitud de juicio político.

“Lo único que observamos es un embate continuo contra el alcalde sin ninguna justificación, una cuestión más política que jurídica”, dijo esta mañana a la emisora Radio Fórmula.

Los tiros ‘atajados’ por Blanco

Este episodio es apenas el más reciente de al menos otros tres intentos de retirar del poder a Blanco, quien ubica al gobernador, Graco Ramírez, detrás de una campaña política en su contra.

En noviembre, regidores pidieron revocación de mandato contra el alcalde, por no cumplir los requisitos para ocupar el cargo. Y el pasado viernes, diputados locales aprobaron esta medida por ilegibilidad al señalar que, como candidato, presentó documentos falsos para acreditar su residencia, pero no surtió efecto gracias al mencionado amparo.

El Congreso también inició una solicitud de suspensión definitiva.

“Estamos hasta la madre de esta situación que quieren hacer los diputados”, dijo Blanco el pasado sábado en conferencia de prensa.

Equipo rival

Blanco ha acusado al gobernador Ramírez de “tener comprados” a los diputados locales y de “manejar” a los regidores, a través del presidente estatal del PRD, Rodrigo Gayosso, quien es hijo de su esposa, Elena Cepeda.

Las diferencias entre ambos no son nuevas. Blanco declaró su rompimiento político con el gobierno de Ramírez desde noviembre, acusándolo de pretender chantajearlo a través de Gayosso para que el alcalde les permitiera “hacer negocios” con los servicios públicos locales.

Otros episodios de esta rivalidad han ocurrido por temas como la repartición de recursos y especialmente por el mando único policial, por el cual cruzaron acusaciones. Incluso, el gobernador ha dicho que hay personajes vinculados a la delincuencia organizada en el equipo del alcalde.

Anteriormente, Blanco rompió con Julio y Roberto Yáñez, los líderes del Partido Socialdemócrata (Psd) que llevaron su campaña en la elección de 2015. Luego de que Blanco los retiró de su equipo en la alcaldía, los dirigentes partidistas acusaron al presidente municipal de haber cobrado 7 millones de pesos por aceptar ser su candidato, lo cual él niega. El Instituto Nacional Electoral (INE) abrió una investigación tanto por el supuesto pago como por la supuesta falsificación de identidad.

Aliados políticos

Pero Cuauhtémoc no está solo. El Movimiento Nacional por la Esperanza liderado por René Bejarano, que también dirige la corriente del PRD Izquierda Democrática Nacional (IDN), e integrantes del Frente Amplio Morelense, opositor al gobierno de Graco Ramírez, le han expresado su respaldo.

Habitantes de Cuernavaca también han salido a marchar a las calles para manifestar su apoyo a Blanco y pedir un alto a estos esfuerzos para sustituir al alcalde.

Mientras que los diputados del PAN y el del Partido Humanista se abstuvieron de votar a favor de la destitución de Blanco, le dirigencia estatal de Morena se pronunció en contra de la intromisión de las autoridades ajenas a los municipios.

Advertisements

¿Qué te parece?