Usuarios en redes comentan que debió salir ilesa del ataque que sufrió, pues “ella es un macho”

México.- La senadora Ana Gabriela Guevara (PT) exige a las autoridades del Estado de México determinar a la brevedad quiénes fueron sus agresores, porque a cinco días de que fue golpeada por cuatro personas en la carretera México-Toluca no han identificado a los responsables.

“Hoy no tenemos respuesta. El último contacto que tuvimos con las autoridades fue que están integrando la averiguación, pero son demasiadas horas, esto pasó desde el domingo, ya estamos a jueves y todavía no hay una respuesta. Hay que exigir que den una determinación, porque si no va a quedar bastante mal una vez más el sistema, repito no porque yo sea senadora”, dice.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la campeona mundial y medallista olímpica en Atenas 2004, quien ayer acudió a la sesión del Senado y propuso convocar a una cruzada nacional contra la violencia a la mujer, junta las manos y aprieta los dedos al recordar la agresión que sufrió cuando fue golpeada por cuatro sujetos y explica que —ya con la cabeza fría— puede decir: “volví a nacer”.

“Segundos más, segundos menos, quién sabe que hubiera pasado, por eso el replantear qué sigue. Si el universo me manda esta prueba es porque puedo superarla y ver para adelante; estoy convencida de que México puede ser otro”, asegura la ex velocista en su oficina, donde hay un muro lleno de reconocimientos, premios y un billete de la Lotería Nacional con su imagen, que recuerda cuando paralizó al país al obtener el título mundial por los 400 metros planos en París, Francia.

Muestra el casco color negro que portaba en el momento de la agresión. Si no hubiera metido su cabeza dentro de él, relata, las lesiones en su ojo derecho hubieran sido peores.

A pregunta expresa, Guevara —integrante de la Mesa Directiva— rechaza que ella hubiera agredido a las cuatro personas que la golpearon.

“Yo lo que le quería decir [al conductor de la camioneta] era que por qué no se paraba, que llamáramos al seguro. Las palabras fueron soeces y en todo momento agresivas hacia mi persona y los hechos. De ‘pendeja’ en lo más mínimo y lo más altisonante que te puedas imaginar”, relata.

¿Hubo alguna acción de su parte?

—Solamente de defensa, porque no puedo permitir el golpe, y lo concerniente del momento de mi defensa era que tenía a mi alcance el casco, por lo que lo metí en medio de los golpes. Fue el único movimiento que tuve de reacción, porque ya estaba en el piso. Mi invitación fue para que se detuviera.

Sobre las versiones que uno de sus atacantes sería un policía, la senadora por Sonora expresó que será respetuosa del proceso legal que determinen las autoridades, pero insiste en que ya es tiempo de que haya resultados.

“Soy respetuosa del proceso y lo que sea. No porque se trate de un médico, policía o un compañero legislador, quien fuera, el hecho es claro y el daño es manifiesto, no tengo que descubrirme el torso para enseñar los moretones que tengo, es evidente el que está en la cara”, expresa.

No obstante, dice que si es policía y está en activo, pues doble golpe para el Estado. “Violento y policía, cuando como agente lo que debía haber hecho es haber bajado y dicho: ‘Soy fulano de tal, soy policía. Nos paramos y civilizadamente (…) te respondo por el golpe’, pero no con un hecho de violencia de tumbarme de la moto y bajarse y golpearme”, lamenta la ex atleta.

Ciberbullying

“Ojalá te hubieran matado Ana Guevera, las mujeres son como costal de box, ahí se puede uno entrenar”, es uno de los cientos de tuits que recibió la senadora, Ana Gabriela Guevara, luego de que publicara en Twitter mensajes sobre la agresión que sufrió el domingo pasado.

La medallista olímpica recibió respuestas de todo tipo en sus redes sociales. Algunas de apoyo y solidaridad, otras homofóbicas, misóginas y violentas; los usuarios también aprovecharon el incidente para cuestionarle su labor legislativa o culparla por usar motocicleta.

Las redes sociales, esas ventanas interactivas que permiten la libre y autónoma comunicación, son a veces usadas como armas para atacar, re victimizar y violentar a las personas. El caso de la medallista de Atenas 2004, es notable, fue objeto de ciberbullying.

Los famosos trolls, personas que bajo el anonimato tratan de molestar a personajes públicos, se ensañaron con la ex atleta, horas después de haber sido víctima de un ataque violento en una carretera del Estado de México.

Bajo descripciones como “Defensor de los valores y las buenas costumbres” o “¿No te gusta, no me sigas?” se dedicaron a escribir insultos machistas y homofóbicos hacia Ana Guevara y a comparar la agresión con la que ellos hacen: “Yo he golpeado a todas mis ex parejas, es lo normal, así se acostumbra en México”.

“Te hubieras defendido carnal (refiriéndose a la senadora), macho vs macho como debe ser una pelea de hombres”.

Crimen

La senadora por el Partido del Trabajo, Ana Gabriela Guevara calificó de “cobarde” la agresión que sufrió a manos de cuatro hombres la noche del domingo sobre la carretera Toluca-México.

“Qué te puedo decir, no de acuerdo con lo que pasó, son los excesos de esta violencia que persiste y ahora me tocó a mí, ser víctima.”

“Cuatro hombres me golpearon de la manera más cobarde porque no me pude defender… Si hubiera sido uno pues por lo menos tengo margen de hacer algo, cuatro es imposible”, indicó la ex velocista Ciro Gómez Leyva para Imagen Noticias.

La medallista olímpica compartió cómo fue que sucedieron los hechos y cómo los sujetos la tiraron al suelo para patearla hasta provocarle una fractura en el pómulo derecho.

“La verdad no había motivos para haber llegado a tal violencia, venía de regreso de Valle de Bravo en el entronque de la carretera de cuota hacia la carretera de cuota México-Toluca y el tráfico estaba pesado y al incorporarme a la carrera esta persona con toda alevosía me tumba de la mota, me bajo tratando de pedirle que se pare y acto seguido bajan tres hombres de la camioneta y otro que no sé de donde salió me tumban al piso y me empiezan a patear los cuatro y una patada en la cara provoca la fractura”, precisó.

¿Qué crees que fue lo que pasó?

Informó que su acompañante también fue golpeada, pero no sufrió lesiones severas, además, señaló, que la golpiza que recibió duró 40 segundos.

“No me gusta el tema de la violencia contra la mujer. Yo no soy una senadora que haga uso de la fuerza, ando sola, manejo mi coche”.

“Esto contrapone un poco también el malestar social, hechos como estos no nos dejan al margen, hasta dónde está el límite de esta violencia de no respetar absolutamente nada”.

Con información de Excélsior.

Advertisements