Las incapacidades injustificadas que expiden los médicos en las Unidades Familiares del Instituto Mexicano del Seguro Social, continúan siendo el dolor de cabeza, pese a que se sanciona a los doctores que las prescriben.

Lo anterior lo afirmó así Enríque Gómez Bravo Topete, titular de la Delegación Regional Estado de México Poniente del IMSS.

Señaló que pese a que las empresas responsabilizan al IMSS de la situación, le cuesta dinero a ambos entes, pero ni un peso al trabajador.

“Todo en el México actual es corresponsabilidad. Hemos detectado pocos casos porque desde un principio empezamos a trabajar mucho con esto”, refirió el delegado.

Compartió que los médicos que caen en estas prácticas tienen dos oportunidades, es decir, si se les llega a detectar, reciben una llamada de atención, y tienen hasta una segunda oportunidad, pero si reinciden, se les despide.

Reconoció que hasta la fecha sólo se ha llegado a una primera llamada de atención, por lo que descartó casos de médicos reincidentes.

Redacción Sara García /SéUno Noticias

Advertisements

¿Qué te parece?