Greg Abbott, gobernador de Texas, pidió el cierre total de la frontera con México, luego de conocerse el caso de un mexicano indocumentado que atropelló a dos mujeres en Louisville y había sido deportado ocho veces.

Tras hacerce público que Miguel Ángel Villaseñor Saucedo, quien mató a dos mujeres y se dió a la fuga, había sido deportado en ocho ocasiones, Abbott señaló en su cuenta de Twitter, que la frontera se debe cerrar.

“Un inmigrante ilegal que entró a través de Texas acusado de matar a dos había sido deportado ocho veces. La frontera abierta debe terminar”, dijo Abbott.

De acuerdo con el Departamento de Justicia estadounidenses, en 2013 fue la última vez que Villaseñor Saucedo fue deportado. Por su parte, la Oficina de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) informó que en cuatro ocasiones el mexicano fue capturado por la patrulla fronteriza en Texas.

El pasado 28 de noviembre, Abbott señaló que prevé firmar una ley en la que se prohíba las llamadas “ciudades santuario”, con lo que busca eliminar las políticas que protegen a los inmigrantes documentados.

“También he emitido una orden cortando la financiación a las ciudades santuario”, informó este domingo en Twitter, luego de responder a un usuario que cuestionó si podría cambiar la situación en este sentido en Texas.

Con información de EFE

Advertisements

¿Qué te parece?