Madrid, 3 dic (EFE).- El Montakit Fuenlabrada tratará de mejorar su imagen como visitante mañana ante el Real Madrid (12.30 horas), después de rearmarse con la victoria en casa ante el Morabanc Andorra y tener una semana para preparar el duelo gracias a la jornada de descanso en la Eurocopa.

El conjunto de ‘Jota’ Cuspinera vive esta temporada instalado en una montaña rusa de sensaciones que suele corresponder milimétricamente a si juega en casa o fuera. En el Fernando Martín está invicto en la Eurocopa y en Liga Endesa solo ha cedido en su feudo ante los grandes (Bilbao, Unicaja y Barcelona).

Sin embargo, los resultados fuera de casa, y especialmente la imagen, no han sido los esperados por el equipo del sur de Madrid. Hace dos semanas se llevaron un serio correctivo en Tenerife (96-50), la anterior desperdiciaron una oportunidad de victoria en Zaragoza (80-75) y su anterior visita a Gran Canaria fue aún más dolorosa (111-60).

Por esto, el partido del WiZink Center es importante no solo por las opciones que puedan tener los fuenlabreños para sorprender al equipo blanco -no lo hacen desde abril de 2004-, sino por que ofrezcan una imagen más honrosa e impidan que el Madrid se escape en el marcador, lo que podría conducir a un nuevo resultado sonrojante, habida cuenta de la voracidad anotadora de los de Pablo Laso.

Su anterior visita al pabellón multiusos madrileño ante el Movistar Estudiantes también fue decepcionante para un Fuenlabrada que cayó por 86-74 y recibió una sonora bronca por parte de su técnico, que se tradujo en el triunfo en el siguiente partido en la Eurocopa.

El Fuenlabrada tiene la baja prácticamente segura del escolta croata Marko Popovic, que está terminando la recuperación de su lesión en los isquiotibiales y al que Cuspinera ya dijo que no iba a forzar en un partido que no es de ‘su’ Liga y teniendo la semana que viene un duelo importante de Eurocopa en Bilbao y una visita vital en Liga del Manresa.

Sí que es una opción el regreso a la rotación del montenegrino Blagota Sekulic, que tiene el alta médica desde la semana pasada tras superar la rotura del extensor del primer dedo de la mano derecha, aunque no participó ante el Andorra.

El Fuenlabrada solo ha logrado dos victorias en sus 23 visitas al Real Madrid en su pabellón. Hay que remontarse a 2004 para encontrar una victoria de un Fuenlabrada, que entonces era Jabones Pardo, en busca del milagro de evitar el descenso, que ganó por 99-103 pero al que el resto de resultados le condujeron a la LEB.

El anterior recuerdo es de octubre de 1999: un 72-75 con 25 puntos del croata Velimir Perasovic y el hoy director deportivo fuenlabreño, Ferrán López, en el quinteto titular.

Fuente: Eurosport

Advertisements

¿Qué te parece?