• Hándicap electoral
  • Colofón: El aguinaldo del Presidente
  • Susurros: Lucido el alcalde Zamora

Por: Raúl Mandujano Serrano

Hándicap electoral.- Llamémosle a las cosas por su nombre –aduce el editor de las terminologías perturbadoras-, y es que desde el pasado 7 de septiembre, cuando el presidente del Instituto Electoral del Estado de México, Pedro Zamudio, dio inicio al proceso electoral 2016-2017 en la entidad, también fue un llamado para los destapes y los madruguetes, mismos que iniciaron los sectarios del Revolucionario Institucional cuando Carolina Monroy retó los principios del “dedazo” y anunció su interés por abanderar la elección gubernamental del año entrante.

Ni tardos ni perezosos otros ya se formaron en la fila, comenzando por Alfredo del Mazo, que en este escenario de los cacicazgos, sería la tercera generación de gobernadores de la familia del Mazo, como su abuelo y su padre; Carolina, relacionada como prima del presidente Peña y de quién se dice cabalga en caballo negro; y de aquí pues muchos nombres, todos con probabilidades fortísimas. Primero, el de mayores probabilidades para el amanuense, Ernesto Nemer Álvarez junto con Ana Lilia Herrera, seguidos por el secretario José Manzur y el propio líder del PRI estatal Carlos Iriarte pero todos, cargando una losa enorme de siglas EPN.

Del lado del PRD entiende el periodista dos visiones. Primero, si, es la segunda fuerza electoral de la entidad y tendría que aprovechar el momento coyuntural por el que pasa. Desde la visión ilusoria del escribano sotanero, Juan Zepeda cabalga firme hacia la candidatura pero seguido por su dirigente Omar Ortega; el diputado Javier Salinas, líder de la corriente Nueva Izquierda; el senador (ya chole Alejandro Encinas) y el alcalde de Capulhuác, Eduardo Neri, quien, por cierto, durante la inauguración de su Parlamento Metropolitano del Valle de Toluca, promovido por Juan Zepeda, fue vitoreado por fans acarreados desde la tierra de la barbacoa. Probablemente el plan era impresionar a la presidenta nacional Alejandra Barrales, presente en el Congreso mexiquense, no creo que haya logrado el cometido. Lo cierto es que ojo, refiere la Barrales incluir en sus opciones electorales al propio rector de la UAEM Jorge Olvera, mismo que hoy, en breve charla con periodistas, dijo no haber tenido ninguna platica política con nadie… Al tiempo.

Del PAN poco, José Luis Durán Reveles y Josefina Vázquez Mota, encabezan sus opciones seguidos de cerca pero lejos (el periodista se entiende) por Ulises Ramírez, quien grita para ser escuchado.

Ya en estos días se vienen las definiciones y ya hablaremos del oscuro ADN… ¿Habrá Navidad o Año Nuevo? Veremos…

Colofón.- El aguinaldo del Presidente
Mientras degusta de un interesante platillo andaluz (propio de España, Cuba, sudamérica y México), apodado La ropa vieja (Old Clothes), consistente en una suave carne desmechada –dice el chef que es de la falda de la vaca- bañada en caldillo de jitomate con aceitunas rellenas y alcaparras, además de una base de arroz, acompañado de una helada agua de cítricos, el genio de los ternos belicosos, refiere que de acuerdo con lo establecido en el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo, los empleados mexicanos deberán recibir su aguinaldo antes del 20 de diciembre, salvo quienes ya lo recibieron para gastarlo en el deplorable Buen Fin.

Desde hace unos tres años, el discurso gubernamental ha sido “apretarse el cinturón”, ellos, el gobierno en lo que respecta a las finanzas públicas, nosotros, los ciudadanos, sin aumentos salariales o incrementos muy bajos, pero quien si de plano tendrá un aguinaldo genial es el presidente, si, don Enrique Peña Nieto.

Y es que, de acuerdo con los portales del Financiero y la revista Sin Embargo, basados en el Presupuesto de Egresos de la Federación, Enrique Peña Nieto, recibirá de aguinaldo 82 mil pesos, más 344 mil por concepto de “gratificación de fin de año”, es decir, 426 mil pesos. ¡Uf!

La cifra, comparada con la de un trabajador común –usted o yo-, es amplísima, aún cuando, desde septiembre del 2015 se mencionaba que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos y la Secretaría del Trabajo, homologarían el salario mínimo en todo el país, en 70 pesos; así, un trabajador con salario mínimo recibirá mil 51 pesos de aguinaldo, o sea, el 1.2 por ciento del aguinaldo que recibe el Presidente; o el 0.24 por ciento si se le suma la gratificación.

Los casos son distintos, por supuesto, pues diputados, senadores, funcionarios públicos, empleados con puestos directivos, cobrarán un buen aguinaldo y otros más, sólo un aguinaldo. No vale la pena hace comparativos, sólo baste decir que las mesas de Navidad de unos y otros serán muy diferentes…

Susurros: Lucido el alcalde Zamora
Susurran que el alcalde de Toluca, Fernando Zamora Morales salió triunfador de su primer informe de gobierno. Se veía orgulloso al lado del gobernador. Fue un escenario muy tecnológico y visual. Habría que felicitarlo, pero ojo, también tendrían que aclarar la presencia de golpeadores en el exterior del reciento oficial, que rodearon a un grupo de indígenas de Tlacotepec que intentaban acercarse al gobernador y al alcalde para hacer reclamos… Por lo demás, bien… Hasta otro Sótano. @raulmanduj

Advertisements

¿Qué te parece?