Callejón Informativo
Por: José Alam Chávez Jacobo

– Pero no hay solidez en las estructuras estatales
– Tendrían que concluir primero acuerdos con los grupos locales
– La imposición podría resultar contraproducente
– Protege Andrés Fernández la impunidad en CDE del PRI
– Vázquez Mota es conocida pero sin trabajo en Edomex: Durán
– Edomex se fortalece con la participación ciudadana: Manzur

Hacen bien las dirigencias nacionales de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) en retomar el tema de una posible alianza para la Gubernatura del Estado de México animados en las recientes encuestas publicadas en medios de comunicación nacionales, lo cierto es que el tiempo avanza y no se observa unidad en las estructuras estatales, quienes difícilmente resistirían el golpe de una imposición desde el centro del país.

Y es que las corrientes hegemónicas tanto del PAN como del PRD creen tener opciones fuertes para la candidatura, además de que cada una de las dos opciones considera que cuenta con la fortaleza para poner al abanderado en la entidad, aunado a ello va perdiendo liderazgo Alejandra Barrales Magdaleno al frente del Comité Ejecutivo Nacional.

Lo anterior significa que en el perredismo de la capital será complicado empatar los tiempos, ya que el periodo estatutario de Barrales concluye en Octubre del 2017 pero existe una corriente encabezada por los gobernadores de Morelos, Graco Ramírez; Tabaco, Árturo Núñez; Quintana Roo, Carlos Joaquín y Silvano Aureoles Conejo, de Michoacán, que buscan relevarla antes de este plazo para acotar de esta forma a su homólogo de la Ciudad de México Miguel Ángel Mancera Espinoza, en la carrera presidencia, muestra de que no están pensando en el estado de México.

Las prioridades para una alianza en 2017 tendría que contemplar los siguientes aspectos: trasladar el interés presidencial de los grupos del PRD hasta después de Junio del próximo año, para dejar que el CEN y los grupos hegemónicos concentren esfuerzos en el estado de México, tomando en cuenta que Alternativa Democrática Nacional (ADN) que representa Héctor Bautista López fue clave en la llegada de Barrales al CEN con acuerdo de Mancera.

Posteriormente tendrían que definir los dos grupos más visibles: ADN y Nueva Izquierda, el nombre de su respectivo candidato para la Gubernatura y posteriormente, definir un método para lograr un candidato de unidad que pudiera ser medido y analizado con el que postule el CEN en el acuerdo final con el CEN del PAN. Es decir; que los mexiquenses y la dirigencia nacional definan al final al personaje que reúne el mejor nivel de competitividad.

De no llevarse a cabo lo anterior ADN tiene varias opciones, Eduardo Neri Rodríguez, alcalde de Capulhuac; Juan Hugo de la Rosa, alcalde de Nezahualcóyotl y Juan Zepeda Hernández, el coordinador de los diputados locales en la LIX Legislatura, mientras que Nueva Izquierda tendría a Javier Salinas Narváez y otros grupos alternos ven viable al Senador Alejandro Encinas Rodríguez.

Seguramente el CEN tendría una opción quizá externa a los grupos estatales, que además debería ser analizada con la propuesta del CEN del PAN, por eso es importante darle su lugar a las corrientes mexiquenses, para evitar una imposición que debilite sobremanera una eventual alianza.

Por otro lado en el panismo mexiquense hay cinco opciones locales: Laura Rojas Hernández, senadora de la República; Ulises Ramírez Núñez, diputado federal; José Luis Durán Reveles, ex alcalde de Naucalpan; Juan Carlos Núñez Armas, ex alcalde de Toluca y un ex edil más de la capital, Juan Sánchez. En tanto que la cúpula nacional intenta meter a la ex candidata presidencial Josefina Vázquez Mota.

Lo ideal sería que el PAN implementara un método que seleccione a un candidato local para medirlo con la propuesta del CEN que posteriormente sea consensuada a partir de criterios que deben establecerse con el PRD. De otra forma la imposición desde el centro no respetará jerarquías en el estado de México, provocando que los personajes aliados del Revolucionario Institucional (PRI) queden sueltos en la contienda.

Si no existe motivación e inclusión de los cuadros locales una alianza de cúpulas entre PAN y PRD simplemente sería de formalidad, pues en tierra jalarían unos a favor del partido de mayoría y otros a favor del Movimiento de Regeneración Nacional, que criticará severamente la unión de izquierda y derecha. Habrá que ver.

Atajos

Por el centro: En el priismo mexiquense es un secreto a voces que mientras en el entorno nacional hay un desgaste para quienes protegen la impunidad y la corrupción, en la Secretaría de Organización, Andrés Fernández, tiene como asistente personal a Stephanie Mortera, quien es la hija de Daniel Mortera, ex Tesorero de Zinacantepec, prófugo de la justicia, a quien se le acusó junto al ex alcalde, Leonardo Bravo Hernández, de peculado.
La diferencia entre Bravo y Mortera, es que el primero estuvo preso año y medio, siendo absuelto pero el segundo nunca ha sido juzgado, pese a que hay ordenes de aprehensión en su contra. Interesante.

Por la derecha: José Luis Durán Reveles aseguró que si bien es cierto que Josefina Vázquez Mota tiene altos niveles de conocimiento en cualquier entidad donde se mida, es evidente que no cuenta con antecedentes de trabajo político en el Estado de México y con la militancia del PAN.
En una entrevista publicada en “La silla rota”, Durán reconoció que junto con Ulises Ramírez Nuñez es el personaje con mayor conocimiento de la entidad y currículum en la entidad, además consideró que sería un error definir al abanderado en un proceso interno donde los grupos políticos se enfrenten.

Por el centro2: El secretario General de Gobierno, José Manzur Quiroga, aseguró que las entidades se fortalecen con la participación de la ciudadanía por ello se garantizan los espacios de libre expresión. Al clausurar los trabajos del Cuarto Congreso Ciudadanía Activa: Organizaciones, Tejido Social y el valor de las instituciones, Manzur dijo que “el valor de las instituciones es un eje central sobre el que trabaja el Ejecutivo estatal y es de vital importancia para recobrar los espacios que generan situaciones de inseguridad”.
Manzur agregó que el tejido social tiene su legitimidad en la fortaleza que la familia como institución representa por ello, los valores son el punto de partida para lograr los objetivos como sociedad y es responsabilidad de todos fomentarlos.

Advertisements

¿Qué te parece?