El rector de la Universidad Autónoma del Estado de México afirmó que en un contexto nada halagador para México y el resto del globo, la formación en estudios de posgrado permitiría coadyuvar en beneficio de la sociedad.

Ante los recientes acontecimientos globales, las instituciones de educación superior, principalmente las públicas, son cada vez más necesarias para fortalecer el tejido social, pero también ámbitos como el económico, científico, tecnológico y cultural, sostuvo el rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, Jorge Olvera García, al encabezar la Ceremonia de Entrega de Grados de Maestría y Doctorado Otoño 2016.

En el Aula Magna “Lic. Adolfo López Mateos” del Edificio de Rectoría, donde entregó su grado a 92 maestros y 21 doctores en las áreas de Ciencias Naturales y Exactas, Ciencias de la Salud, Ingeniería y Tecnología, Ciencias Agropecuarias, Ciencias Sociales y Educación y Humanidades, afirmó que en un contexto nada halagador para México y el resto del globo, la formación en estudios de posgrado permitiría coadyuvar en beneficio de la sociedad.

Acompañado de la titular de la Secretaría de Investigación y Estudios Avanzados, Rosario Pérez Bernal, puntualizó que la Autónoma mexiquense se distingue por contar con una amplia oferta de programas de estudios avanzados: un total de 97, 16 Doctorados, 39 Maestrías, 42 especialidades; de ellos, 78 cuentan con registro en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT).

A los 113 graduados, Olvera García les subrayó que egresan de una universidad tradicional, liberal, progresista y pertinente, de una institución de educación superior de calidad, situada como una de las mejores de México y América Latina.

“Su investidura es un acto trascendental para la Máxima Casa de Estudios mexiquense, por ser una de las ceremonias más solemnes y expresivas de la cultura, la ciencia y la divulgación universitaria”.

Refrendó el afán de la Administración 2013-2017 por la excelencia educativa, “objetivo permanente en el que estamos empeñados, para que más universitarios puedan contar con un posgrado e incorporarse a la vida productiva con mejores herramientas”.

Jorge Olvera García abundó que contar con una maestría o doctorado representa un desafío aún mayor, “pues significa ser coherente con lo que estudiaron y los conocimientos adquiridos, distinción que pocos logran; sin embargo, esto los debe hacer sentirse satisfechos y a la vez, comprometidos con su país. Su universidad los necesita, demanda de ustedes firmeza y saber”.

En representación de los graduados, Laura Judith Becerril Nava reafirmó que la investidura de grado reafirma su compromiso con su Alma Mater; es la oportunidad, dijo, para retribuir un poco lo que nos ha dado, con respeto, lealtad y reconocimiento para quienes han impulsado nuestra formación.

Advertisements