Ciudad de Panamá— El huracán Otto dejó ayer tres muertos en Panamá, mientras los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua planean la evacuación en las áreas costeras del Caribe, según informes oficiales.

Nicaragua declaró alerta roja en el sureste del país y anunció que en las próximas horas iniciará la evacuación de las comunidades más vulnerables a la espera del impacto del huracán, previsto para el jueves.

El alerta roja afecta al Caribe sur y los departamentos de Zelaya Central y Río San Juan, que se espera sean afectados de manera directa, anunció la directora del estatal Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres Xochil Cortez.

El Centro Nacional de Huracanes (HNC), de Estados Unidos, anunció ayer en su página web que Otto se transformó en el séptimo huracán de la temporada 2016, con vientos de 120 km/hora, lo que lo coloca en categoría 1, en una escala de 5.

El fenómeno avanzaba lentamente con dirección oeste y se prevé que impacte en la zona limítrofe de Nicaragua y Costa Rica entre miércoles y jueves, según el Instituto Meteorológico (IMN) costarricense.

Otto se encontraba este martes a 480 km al sureste del puerto nicaragüense de Bluefields, indicó el director del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Marcio Baca.

El huracán “se dirige hacia las costas del Caribe sur de Nicaragua a una velocidad de 4 km por hora”, precisó.

Se estima que en Bluefields hay más de 55 mil personas en riesgo que deberán ser trasladadas a refugios seguros, reveló a la AFP una fuente oficial de la zona.

El director del Servicio Nacional de Protección Civil de Panamá (Sinaproc), José Donderis, dijo a la AFP que debido a un deslizamiento y a la caída de un árbol hay tres víctimas fatales.

Advertisements