El vuelo de cometas es una actividad que realizan los visitantes al Festival Internacional del Globo, que este domingo cumple su tercer día de actividades.
Una vez que concluye el vuelo de los 200 globos aerostáticos así como dirigibles, que se realiza a temprana hora, el público que se queda a las actividades complementarias surca sus papalotes en el Parque Metropolitano. En especial los niños, juegan a ver cuál vuela más alto.
Un leve viento hace que los cometas ondeen a todo lo que dan. Juan Ramírez, de 10 años procedente de Aguascalientes, dijo que es una actividad divertida volar los cometas.


“Anoche lanzamos unos globos de cantoya, y hoy jugamos con los papalotes”, mencionó el niño, quien se quedó con su familia a acampar.
Él vuela un cometa de águila.
Raúl Rocha, de la Ciudad de México, jugaba a los papalotes con sus hijos.
“No sé si esta actividad venía en el programa, pero es divertido volar papalotes, todo esto de los globos, los dirigibles, todo lo que tiene que ver con volar me agrada mucho”, indicó Rocha.
“He tenido la suerte de haber volado en avión, en helicóptero y ahora quiero volar en un globo”, añadió.
De acuerdo con los organizadores, este domingo estuvieron presentes unas 100 mil personas al despegue de los globos en el Parque Metropolitano, muchos de los cuales llegaron desde anoche para acampar.
Me parece muy importante que este festival tenga muchas actividades, obviamente lo que más llama la atención es el vuelo de los globos en la mañana, las noches mágicas donde encienden los globos y hay los conciertos“, subrayó.
“A lo largo del día hay otras actividades para pasar un gran día de convivencia familiar”, indicó Francisco Gaytán, de Michoacán, quien con su hija, volaba un comenta de sirena.
En el escenario principal, grupos locales y regionales presentan lo mejor de su repertorio.
Familias enteras asistieron al Festival Internacional del Globo, que este lunes llega a su fin.

Advertisements

¿Qué te parece?