Mijaíl Osipov, un pequeño de tres años que no dudó en probar y demostrar sus habilidades en el ajedrez en un duelo ante el Anatoli Kárpov, el 16 veces campeón mundial y maestro internacional del juego de tablero.

El pequeño Mijaíl nunca se rindió, luchó hasta el final del duelo. Sin embargo, sus estrategias no lograron superar el conocimiento, la experiencia y la habilidad del veterano Anatoli, por lo que su desconsuelo al perder fue inmenso.

No pudo contener el llanto y corrió a los brazos de su madre para recibir el consuelo que necesitaba. Estaba atónito; hizo todo, incluso hasta rechazó dos ofertas de empate que le hizo el propio maestro, pero finalmente perdió.

La partida de ajedrez se celebró durante un concurso televisivo de talentos realizado en Moscú y, aunque Mijaíl no salió victorioso, cautivó a todos los asistentes, incluido el propio Anatoli, quien en reconocimiento le entregó una medalla y un libro autografiado.

“Tiene un nivel inigualable para su edad”, dijo el maestro antes de despedirse del Mijaíl con un beso en la frente y un apretón de manos.

 

Advertisements