En una estación del metro de Nueva York y con mariachis de fondo, Joey Luther le pidió a Julio González que lo hiciera mexicano

“Hola, soy Joey, ¿quieres casarte conmigo?”, así le propuso matrimonio, Joey Luther, modelo originario de Nueva York a Julio González, fotógrafo de moda originario de Guadalajara (México), el pasado 10 de noviembre. La petición tuvo lugar en la estación de Penn del metro de Nueva York y ocurría mientras un grupo de mariachis interpretaba El milagro de tus ojos.

La primera vez que Luther de 46 años vio a González, de 26, supo que quería casarse con él. “Fue amor a primera vista”, relata Luther a Verne en entrevista telefónica. “Ambos bajamos en la estación de Penn. Yo había escrito mi número en el boleto para entregárselo, pero llegado el momento solo pude decir ‘Hola, soy Joey’. Julio me dijo su nombre y me fui”. Cuando llegó a su casa, Luther comenzó una exhaustiva búsqueda en internet para encontrar a su media naranja y lo logró. Un año después, repitió la misma frase que dijo ese día, en el mismo lugar y obtuvo el sí que tanto quería.

González cuenta vía telefónica la sorpresa que se llevó: “Vi a unos mariachis, a mis amigos y a algunos familiares, pero no entendí nada hasta que vi a Joey caminando con su moño de mariachi”, comenta. “Fue muy rápido. Un choque de emoción enorme, me emocioné mucho, se me inundaron los ojos de lágrimas. Es una fotografía mental que nunca voy a olvidar”.

Aunque se ha comentado que la propuesta se dio a raíz del resultado de las elecciones en Estados Unidos, Luther explica que venía planeando ese día desde mucho tiempo atrás. “Decidí que le pediría matrimonio dos días antes de las elecciones. Me iba a casar ganara quien ganara”, dice. Aun así, el modelo profesional cree que su sorpresa se dio en un momento en el que la gente estaba triste por lo victoria de Trump. “Fue algo horrible, pero al menos ese día pudieron levantar la cabeza y presenciar algo bonito. Una historia de amor”, dice.

Más que tristeza, a González la victoria de Trump le provocó mucha frustración como mexicano y como hombre gay. “No es el hecho de que haya ganado, es pensar que vives en un país en donde se aplauden los comentarios racistas y homófobos. Sientes que no encajas”, señala. “Pero en México también sucede. También es un país dividido por ideas y partidos políticos. Afortunadamente Nueva York es una ciudad muy incluyente y yo ya encontré mi lugar aquí con Joey y me siento seguro de eso”.

Luther y González se casarán el próximo 9 de Diciembre en Nueva York. Quieren hacerlo antes de que termine la administración de Obama. El próximo año contraerán matrimonio en México. Luther no puede esperar. “Siempre le he dicho a Julio que quiero que me haga mexicano y eso finalmente va a pasar. Quiero ir para que su familia sepa que el amor que siento por él es más grande que cualquier muro que pueda llegar existir”, confiesa.

Redacción Verne México

Advertisements