Por Mónica Fragoso 


El 14 de noviembre de este año se celebró el día mundial de la diabetes, las autoridades mexicanas dieron a conocer que existe actualmente una alerta epidemiológica por esta enfermedad debido a que se registran más de 98 mil muertes al año.

 

La Secretaría de Salud manifestó que por primera vez en la historia de este país se ha realizado una declaratoria de emergencia epidemiológica por una enfermedad crónica, ya que normalmente se hacen por enfermedades infecciosas. El motivo de la alerta epidemiológica es para llamar la atención de la sociedad y para que no se acostumbren a estar escuchando cifras sobre diabetes y sobrepeso, pues todo lo contrario, se tienen que tomar acciones extraordinarias y reforzar las que ya están en operación.

 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, en el 2012 de los adultos que existían en nuestro país, el 9.2 por ciento, es decir, poco más de 7 millones padecían diabetes, de los cuales una cuarta parte demostraron evidencia de un control metabólico adecuado, además, siete de cada 10 adultos registraban sobrepeso; en 2014 la muerte por este padecimiento era de 94 mil personas, y en la actualidad son 98 mil 450 fallecimientos anuales.

 

Recordemos que la diabetes es una enfermedad que se caracteriza por niveles elevados de azúcar en la sangre, debido a que el cuerpo no produce insulina o no la utiliza de manera adecuada.

 

La mejor forma de prevenir es consumir alimentos con alto contenido de fibra, moderar el consumo de carbohidratos, hacer actividad física, mantener un peso saludable, evitar bebidas azucaradas y refresco, no fumar, y acudir periódicamente al médico.

 

Por último, es necesario decir que las autoridades en materia de salud han admitido que deben pasar de un sistema curativo a uno preventivo, por ello el próximo año presentarán una nueva estrategia en contra de esta enfermedad. 

 

Lamentablemente nuestras autoridades siempre tardan en reaccionar, a lo largo de los años al observar que las cifras sobre la diabetes se iban incrementando enormemente debieron de apostar por un sistema preventivo, pues solo atender enfermedades tan graves (que no solo es el caso de la diabetes, sino el cáncer y las enfermedades reumatológicas) resultan ser un costo tan alto sin grandes resultados.

Advertisements