Policías de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina (SSP) detuvieron a un hombre que minutos antes intentó abusar sexualmente de una mujer, a quien también le robó un celular cuando transitaba por calles de la colonia Merced Balbuena, en la delegación Venustiano Carranza.

Los hechos ocurrieron el pasado 27 de octubre, aproximadamente a las 07:30 horas, cuando la víctima, que solicitó apoyo mediante el botón de pánico de una cámara de C2 Norte, aseguró que mientras regresaba de dejar a su hija de la escuela, un hombre la interceptó y amagó por la espalda.
Relató que el individuo la arrojó al piso de manera violenta y le bajó el pantalón con el fin de abusar sexualmente de ella, pero al resistirse y pedir auxilio, el imputado la agredió físicamente y le arrebató su teléfono celular, para después escapar del lugar.
Con la descripción proporcionada, los operadores del C2 Norte hicieron el análisis de las videograbaciones de las cámaras próximas al lugar, para ubicar al sujeto, quien huía sobre avenida Congreso de la Unión.
En coordinación con personal en campo, le dieron seguimiento por calles de la misma colonia, mientras el individuo trataba de evadirse, corrió hacia el Parque Chiapas, donde pretendió esconderse cerca de un monumento, pero fue asegurado.
Al efectuarle la revisión de seguridad, se le encontró en su poder el teléfono celular propiedad de la afectada, quien, al tenerlo a la vista, lo identificó plenamente como el individuo que momentos antes trató de abusar de ella; ambas partes fueron trasladadas a la Fiscalía Central de Investigación para la Atención de Delitos Sexuales.
Una vez que los policías de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina pusieron al imputado, de 19 años de edad, a disposición de la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ), el agente del Ministerio Público correspondiente inició la carpeta de investigación por el ilícito de robo a transeúnte con violencia y abuso sexual.
La ofendida fue canalizada al Centro de Terapia de Apoyo a Víctimas de Delitos Sexuales (CTA), dependiente de la Subprocuraduría de Atención a Víctimas del Delito y Servicios a la Comunidad, donde se le proporcionó orientación jurídica y apoyo psicológico, a fin de que recupere la estabilidad emocional.
En seguimiento a las indagatorias, la Policía de Investigación logró relacionar al inculpado con varias averiguaciones por robo a transeúntes, además se estableció que en 2015, estuvo preso en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente por el delito abuso sexual. En la entrevista, el imputado indicó que no tiene domicilio ni trabajo fijo, y que se mantiene de los ingresos que obtiene como comerciante en la estación San Lázaro del Metro.
Por su parte, el juzgador vinculó a proceso al imputado y le impuso como medida cautelar la prisión preventiva justificada, por lo que fue ingresado al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente. Cabe mencionar que, en caso de ser declarado culpable, el probable responsable podría pasar 10 años, 6 meses de prisión.

Advertisements