El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, solicitó la declaratoria de emergencia por la granizada severa que azotó los municipios fronterizos de Juárez, Manuel Benavides y Ojinaga.

Un millón 300 de personas fueron afectadas por las granizadas. 
La solicitud fue enviada a Roberto Ramírez de la Parra, director general de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), así como a Luis Felipe Puente Espinosa, coordinador Nacional de Protección Civil, de conformidad con lo dispuesto por el Artículo 7 del Acuerdo por el que se emiten las Reglas Generales del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 3 de diciembre de 2010.
El documento se envió a CONAGUA por ser esta la instancia técnica facultada para corroborar la ocurrencia del fenómeno natural perturbador, que acaeció en el estado de Chihuahua los días 3 y 4 de noviembre del presente año.
En el caso de la Coordinación Nacional de Protección Civil, es la encargada de emitir la declaratoria de emergencia para los municipios antes mencionados, con el fin de poder acceder a los recursos del FONDEN a cargo de la Secretaría de Gobernación.
Se señala en el documento, que la población afectada fue de un millón 300 personas, mientras los daños reportados, son en la estructura de las viviendas, filtraciones, derrumbes, vehículos arrastrados por la corriente, fallas en la energía eléctrica, drenaje colapsado, cierre temporal de cruceros, vialidades y caminos, interrupción del suministro de agua potable, desprendimiento de árboles, infraestructura de riego agrícola afectada, así como puentes y caminos destruidos.
Cabe mencionar, que el gobernador de Chihuahua hizo un recorrido por las zonas afectadas, así como escuchó a las peticiones de la población que se vio perjudicada por la intensa caída de granizo que se registró en días anteriores.  

Con información de La Jornada 

Advertisements

¿Qué te parece?