Al menos 44,9 millones de personas han votado de forma anticipada por correo o en centros de votación. Se calcula una mayor concurrencia de electores latinos, que se inclinan generalmente a los demócratas.

Una cifra histórica de estadounidenses ha votado de manera anticipada gracias a un aumento en la afluencia de electores hispanos, lo cual podría ser buena noticia para Hillary Clinton.
Por lo menos 44,9 millones de personas han votado de forma anticipada por correo o en centros de votación, según estadísticas de la agencia Ap. Niveles récord se han registrado en 28 estados y el Distrito de Columbia, y aún faltan millones de votos por llegar.
La misma agencia calcula que los votos anticipados podrían alcanzar 50 millones. El número representa casi 40% de la totalidad de votos para una elección presidencial que se prevé tenga una alta participación general porque ha suscitado un enorme interés público.
En 2012, los votos anticipados sumaron 46 millones, 35% del total. “El interés en la votación anticipada ha alcanzado niveles sin precedente en muchos estados”, dijo Michael McDonald, profesor de la Universidad de Florida, experto en participación electoral y asesor de AP.
Las cifras más recientes muestran declinaciones en la votación de electores negros en North Carolina, después de haber tenido niveles históricos favorables a Barack Obama en 2008 y 2012.
Sin embargo, una mayor concurrencia de electores latinos, que suelen inclinarse a menudo a favor de los demócratas, podría apuntalar a Clinton en Florida.
Para Donald Trump es crucial ganar North Carolina y Florida para poder llegar a la Casa Blanca.
El voto hispano también se ha intensificado en Nevada y Colorado, donde los demócratas están cerca de igualar o han rebasado sus niveles triunfales de 2012. Trump podría tener la ventaja en Ohio e Iowa, pero no será suficiente si los hispanos impulsan la victoria de Clinton en otros estados donde las preferencias no son claras.
Fuente: AP

Advertisements

¿Qué te parece?