La actual secretaria de la Función Pública en Chihuahua dijo que se retuvo de manera ilegal con Duarte parte del salario a mandos medios y superiores.

Durante el gobierno de César Duarte, en Chihuahua, la Secretaría de Hacienda estatal retuvo de manera ilegal un porcentaje del salario a ciertos mandos, para regalar al menos 100 millones de pesos de dinero público al PRI, dijo la actual secretaria de la Función Pública en la entidad, de acuerdo con Reforma. 

La funcionaria Stefany Olmos dijo que para reunir ese monto, que fue obsequiado al partido del gobernador, se retuvo al menos el 5% del sueldo a 800 jefes de departamento. 

Además, detalló la funcionaria, se detectó que durante la administración del priista Duarte unas 500 personas cobraron sin trabajar, lo que se conoce de forma coloquial como aviadores. 

Ante esos señalamientos, el presidente del PRI estatal, Guillermo Dowell, acusó que la Secretaría de la Función Pública en Chihuahua -ahora gobierna el panista Javier Corral- contribuye al ambiente de crispación.

“Puesto que de manera irresponsable trata de manipular con información a través de los medios de comunicación a la sociedad chihuahuense, con expresiones vagas, sin presentar ninguna prueba de lo que han señalado”, mencionó.

Por otro lado, el vocero del PAN en la Cámara de Diputados, Jorge López Martín, exigió que el PRI regrese los 100 millones de pesos que presuntamente le obsequió la administración de César Duarte.

Antes de esta información sobre el obsequio al PRI, Gustavo Madero, jefe de gabinete de la administración de Javier Corral, dijo que durante el gobierno de Duarte en Chihuahua también se detectó la creación de empresas fantasma, a las que se les entregaron millones de pesos por adjudicación directa.

“El 60% de las licitaciones se hicieron burlando la Ley de Adquisiciones y Obra Pública (…) se hacían adjudicaciones directas en tres o más montos para poder burlar la ley, esto llegó a representar más del 60% de toda la obra pública que se asignó de manera directa, a los cuates y amigos, a un puñado de proveedores contratistas y esto lo conocía todo el mundo”, dijo Madero a Radio Fórmula.

“Se creaban empresas fantasmas ex profeso para esto, que no existían antes, que existían después y muchas veces los bienes ni se entregaron”, agregó.

Con información de Reforma

Advertisements