• “El justiciero” ¿héroe o villano?
  • Colofón: El hoy frágil gobierno de México…
  • Susurros: Los políticos ricos e impunes

Por: Raúl Mandujano Serrano

“El justiciero” ¿héroe o villano?- Es tema inexcusable departir acerca del justiciero de la México-Toluca, reflexiona el hacedor de las crónicas del discernimiento falaz, y es que la gente, si, la sociedad que es víctima frecuente e invariable de la delincuencia, ha convertido a un ejecutor de 4 criminales en un héroe y desde las redes sociales, con el pensamiento y a gritos silenciosos, le piden que mate a todos los ladrones, sobre todo los que han hecho de las unidades del transporte público de pasajeros su nicho de operaciones patibularias.

Lo sórdido de esto es la respuesta de la autoridad al advertir categórica que es una prioridad encontrar y detener al llamado “justiciero”, que el pasado lunes mató a cuatro presuntos asaltantes del transporte público sobre la carretera México-Toluca, y es que el dilema es serio. Por un lado tienen la obligación constitucional de aprehender al homicida y por otro quizá, en el fondo de sus mentes, no hacerlo.

Detenerlo representa deshonrar a una sociedad con la que están en deuda, sobre todo de seguridad, no hacerlo por otro lado, es tanto como invitar a quien sea a emular las acciones de justicia por propia mano, y en la letra sonaría irresponsable, pero en la palabra, en el rumor de las redes sociales y en los susurros de la calle estamos ante los primeros pasos de es México Bronco que Jesús Reyes Heroles y Adolfo López Mateos pidieron no despertar.

En manos del gobierno está generar confianza en la ciudadanía, no miedo; en la policía está responderle a una población que es más víctima; y sobre todo, darle las herramientas necesarias para encontrar aliados en la autoridad y no enemigos. El discurso mediático no es intimidar a la gente para buscar a alguien que hizo el trabajo que no ha podido hacer la policía, el mensaje tendría que ser de confianza en que harán su trabajo y dejar despreocupación en la sociedad… Ahí está el reto…

Colofón.- El hoy frágil gobierno de México…
Mientras degusta de unas suculentas enchiladas tipo suizas, con tortilla de maíz asada con manteca, rellena de pollo deshebrado con queso panela y bañadas en mole rojo de guajolote, con su zig-zag de crema natural y quesillo tallado, acompañada de aros de cebolla morada y un vaso de agua de mandarina, el creador de los epigramas informativos entiende que para ciertos grupúsculos malintencionados, la guerra sucia se ha convertido en el mejor negocio para destruir la imagen del gobierno.

Por eso filtrar en redes sociales la mentirota esa de que el gobierno autorizó la tala de 17 mil hectáreas del Nevado de Toluca, del Xinantécatl, fue el “borrego”, “el chiflador” más grande de las catástrofes ecológicas, pero quizá lo más inverosímil es observar cómo, desde la mayor de las idiosincrasias, muchas gentes lo creyeron, y es más, crucificaron al gobierno por sólo un rumor.

En este momento estamos ante el mayor escenario de desconfianza social sobre el gobierno, y el nivel de susceptibilidad es tal que sólo basta filtrar un chisme para hacer que la estructura política se desestabilice. Ya el gobierno salió a medios a informar que se trata de una mentira, de un rumor malintencionado, pero queda muy claro el daño que pueden hacer grupúsculos malvados al hoy frágil gobierno de México… Ojo…

Susurros: Los políticos ricos e impunes
Susurran por todos lados que el priista Duarte, en Veracruz; Padrés, el panista, en Sonora; e incluso el perredista Silvano, en Michoacan, son sólo un pequeño ejemplo de la historia política de México. Quizá lleguen a la cárcel y se haga un show mediático, pero qué tal con otros que viven de la riqueza robada a México… Se acuerda de Carlos Romero Deschamps, Raúl Salinas de Gortari… Qué tal los ex gobernadores Andrés Granier Melo, de Tabasco; Tomás Yarrington, de Tamaulipas; Humberto Moreira, de Coahuila; Fidel Herrera, de Veracruz; habrá otro por allí que se me pase, quizá… En fin… Hasta otro Sótano. @raulmanduj

Advertisements