Antonio Gómez Pelegrín, sexto titular de la Secretaría de Finanzas en la administración de Javier Duarte de Ochoa, aseguró que los adeudos de Veracruz ascienden a 87 mil millones de pesos, que las irregularidades en el erario no se gestaron mientras él estuvo fungiendo como secretario, y que Duarte hizo un ‘desaseo de las cuentas’.
En entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen, dijo que la situación por la que atraviesa el estado es ‘delicada, grave’, pero que los problemas ya estaban desde antes que trabajara en la administración del gobernador fugado; aseveró que él entro a sus labores como titular de finanzas el 17 de marzo de 2015.
Veracruz empezó a gasta más de 10 mil millones de pesos (mmdp), provocando un déficit. Todo el dinero restante se usó para pagar el gasto corriente, el cual se disparó desde 2012 de 16 mmdp a 23 mmdp. Para pagar el esquema de nómina se utilizó dinero de otras fuentes y recursos Federales porque no había fuentes de financiamiento propias”, dijo.
Manifestó que estas medidas económicas generaron una situación de adeudo permanente: ‘le dije que no se podía hacer uso de recursos federales’, pero Duarte de Ochoa, al haber ejercido también como secretario de finanzas, presumía que sabía las medidas que tomaría para contrarrestar los números rojos que fue acumulando Veracruz.
El dinero se iba a pago de nómina… Una parte. No me tocó manejar la Secretaría del 2012 al 2014: yo llegué en 2015. (En los años anteriores a fungir en finanzas) el pasivo circulante era de 4 mmdp, no se transparentaba y no se conocían las verdaderas cuentas de los recursos. Para septiembre 2016, por lo que he recabado, vemos un pasivo de 87 mmdp”, apuntó.
Detalló que el resto del pasivo circulante era de proveedores y contratistas que se quedaron ‘pendientes de pago’, generando un conflicto: ‘yo le decía lo que podía suceder y él lo sabía; le pedí que resolviéramos el problema de nómina; tuve diferencias con él y el asunto ascendió hasta los 87 mmdp; de dicha cantidad:
41 mmdp, por hablar de cifras cerradas, es de deuda pública a largo plazo; le dije que lo importante era la seguridad del estado, la paz pública, la educación, la seguridad: todo (lo que a él le ‘tocó administrar’) se iba (única y exclusivamente) a (nómina, a nómina, a nómina): reiteró en múltiples ocasiones”, advirtió.
— ¿Se usó ilegalmente el dinero?
‘En lo que yo estuve, no’: tiene la certeza de saber a dónde fue a parar el dinero (a nómina, de nuevo), y que, en 2015, se aplicó una técnica que en el mundo de la economía es llamado Licuadora —que será explicado en la próxima entrevista de Miguel Ángel Yunes Linares— para juntar todo el dinero destinado de la Federación en una sola cuenta.

Fuente: Excélsior 

Advertisements

¿Qué te parece?