Un nuevo seísmo de 6.5 de magnitud en la escala de Richter ha sacudido esta mañana el centro de Italia, confirmó el Instituto nacional de Geofísica y Vulcanología (IGNV). El terremoto se ha localizado entre las zonas de Las Marcas y Umbría. 


Concretamente, el epicentro se sitúa entre las ciudades de Castelsantangelo Sul Nera, Norcia y Arquata del Tronto, tal como sucedió el pasado miércoles. De una profundidad de 10 kilómetros, se ha producido a las 07.40 hora local (una menos GMT) y ha derribado varias casas afectadas por anteriores seísmos.
El IGNV primero habló de una magnitud de 6.1 pero posteriormente la recalculó estableciéndola en 6.5. Desde 1980, Italia no era golpeada por un seísmo de tal magnitud. Entonces, 3.000 personas murieron en la región de Irpinia, en el sur del país.


Por el momento, Fabrizio Curcio, jefe de Protección Civil, ha dicho en una rueda de prensa que no hay víctimas registradas aunque varias personas han tenido que ser rescatadas y continúan verificando todos los edificios que no se han mantenido en pie. Curcio ha señalado que, transcurridas cuatro horas desde el seísmo, hay “una veintena de heridos de carácter generalmente leve, por lo que es una situación positiva”. Los heridos están siendo trasladados en helicóptero a hospitales. La más grave es una mujer de 50 años que se lanzó desde la ventana de su domicilio al sentir el temblor, como informan medios locales. La zona afectada por el nuevo terremoto había sido en buena parte evacuada por los seísmos acaecidos hace cuatro días lo que podría haber ayudado a salvar muchas vidas. El director también ha dicho que se han registrado cerca de 1.000 casos de problemas eléctricos y que se están examinando las instalaciones sanitarias y de agua.

En Amatrice se ha derrumbado la iglesia de San Martín y la torre de la ciudad, una de las pocas edificaciones que se habían mantenido en pie durante el terremoto de agosto. Asimismo, en una aldea perteneciente a este mismo municipio se rescataron dos personas con vida de bajo los escombros. En Tolentino, también ha caído la iglesia y otras tres personas han sido liberadas de entre las ruinas de un edificio.
Amatrice, afectada de nuevo por el terremoto
En la ciudad de Norcia , se ha derribado parte de la catedral de Santa María así como la basílica de San Benedetto. Los bomberos han evacuado a las monjas de la basílica y han rescatado a otros seis heridos de entre los escombros. Ya acordonan la zona, rodeada por vecinos que permanecen nerviosos tras los acontecimientos. Y en Ascoli, en Las Marcas, se ha derrumbado parte del campanario de la iglesia de Porta Cartara, cerca del centro histórico, y una anciana resultó herida.
“Se ha derrumbado todo, veo columnas de humo, es un desastre”, ha dicho el alcalde de Ussita, Marco Rinaldi, donde después del terremoto del pasado miércoles se había activado un dispositivo de seguridad evacuando todo el centro histórico. Su homólogo en Arquata del Tronto dice que ellos deberán “empezar de cero”. “El nuevo seísmo ha derribado todo lo que quedaba en pie”, ha señalado.
Terremoto Italia: los bomberos rescatan a unas monjas tras el derrumbe de la catedral de Norcia
Mientras tanto, en Rieti se ha evacuado el Hospital San Camillo de Lellis y los pacientes permanecen en la calle. Asimismo, se ha cerrado el puente romano por precaución aunque según las primeras informaciones no habría ni derrumbamientos ni heridos.
El terremoto también se ha dejado sentir con intensidad en otras ciudades de Italia, como Florencia o Roma. En esta última, se ha cerrado el metro momentáneamente para verificar las instalaciones y se han establecido servicios de autobús sustitutivos. Además, se han registrado daños en la Basílica de San Paolo de la capital italiana, que también ha sido clausurada.

Evacuado el hospital de Rieti
Además de los edificios que se han venido abajo, hay algunos problemas de cortes de carreteras en Las Marcas y Umbría. La carretera que une Visso y Norcia se encuentra impracticable por distintos derrumbes y deslizamientos. Resulta muy complicado acceder en coche a algunas poblaciones y hasta cinco líneas ferroviarias han sido suspendidas. “Invitamos a los ciudadanos a evitar salir de viaje en las zonas afectadas para que no entorpezcan el paso de los servicios de emergencia”, ha señalado la policía italiana.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha dado una rueda de prensa cerca de las 13:00h en la que ha pedido “no resignarse”. “Existe un dolor profundo, un estrés y un cansancio que no debe volverse resignación pero es difícil no tener en cuenta que el pueblo de estas zonas está viviendo desde hace semanas en condiciones de precariedad. Pido al país que les transmita un mensaje de solidaridad, cercanía y de que sufrimos juntos esta terrible página en la Historia”. El mandatario ha señalado, además, que el Gobierno “reconstruirá todo: las casas, las iglesias, y los locales comerciales” y ha informado que mañana se convocará un Consejo de Ministros extraordinario para tomar las primeras medidas y dar respuesta a la situación.
Antes, el Papa Francisco ha tenido unas palabras amables para los afectados durante su tradicional misa de los domingos en la Plaza del Vaticano. “Expreso mi cercanía a las poblaciones de Italia central golpeadas por el terremoto. Esta mañana ha habido una fuerte sacudida. Rezo por los heridos y las familias que han sufrido los mayores daños. También por quienes trabajan en las labores de ayuda y salvamento”, ha dicho.
Desde el miércoles, cientos de réplicas se han sucedido en el centro de Italia, y unas 4.000 personas se encuentran desalojadas y reciben asistencia, según datos oficiales. Muchas de estas personas mostraban este domingo su angustia, sin poder evitar las lágrimas, porque la tierra no deja de temblar.
“El terremoto de este domingo forma parte de la misma secuencia sísmica que se activó el 24 de agosto”, declaró el sismólogo Alberto Michelini, del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología. “Por desgracia, no podemos predecir cuándo ni cómo esta secuencia sísmica se desvanecerá, ni podemos excluir otros terremotos fuertes, incluso más de los ocurridos hasta la fecha en zonas adyacentes a las ya afectadas”, añadió.
El nuevo seísmo se produce después de que el pasado 26 de octubre dos terremotos de magnitud superior a 5 azotaran el centro del país, causando daños en edificaciones de localidades como Ussia, Visso o Castelsantangelo sul Nera, en la Región de Las Marcas.
Este nuevo episodio provocó de nuevo el miedo entre la población de las regiones de Umbría y de Las Marcas y causó nuevos derrumbes, aunque en construcciones ya dañadas, según los medios locales.


Redacción El Mundo MÒNICA BERNABÉ | Roma

ACTUALIZADO 30/10/2016 14:29

Advertisements