México ocupa el primer lugar internacional en casos de bullying; por ello, como parte integrante de una sociedad, debemos de buscar diversas acciones con la finalidad de erradicarlo, y no justificarlo diciendo que la violencia existe en todas las sociedades contemporáneas.

En Finlandia, que es un país que se encuentra -desde hace muchos años– dentro de los tres primeros lugares internacionales en educación debido a que destina gran parte de su presupuesto para ello, se ha propuesto terminar con este tipo de abuso, pues saben que con ello mejoraría la calidad de vida de los estudiantes, y por ende, el sistema educativo en general.

Por eso se creó el método Kiva, que surge de la unión de las palabras “Kiusaamista Vastaan”, que en finlandés quiere decir “contra el acoso escolar”.

La propuesta consiste en:

1.- Influir en los menores para que no participen activamente en el acoso, debido a que se ha investigado que el acosador requiere necesariamente del reconocimiento de otros para proseguir con el bullying.

2.- En todas las escuelas el director elige un equipo Kiva, que se integra por tres adultos que detectan e investigan los casos para posteriormente hablar con la víctima para tratar de tranquilizarla, luego con los acosadores y los testigos para sensibilizarlos.

3.- A los estudiantes se les dan un aproximado de 20 clases (principalmente de 7 a 13 años de edad, que son clave para su desarrollo), las clases se basan principalmente en valores morales.

Como vemos, este método es muy simple y ha sido realmente eficaz, de tal manera que en un año los casos de acoso escolar disminuyeron un 41 por ciento. De ahí que se reconoció con el Premio Europeo de Prevención del Crimen en 2009.

Realmente la implementación y ejecución de este tipo de programas no erogan grandes costos a comparación de los beneficios, por ello vale mucho la pena realizarlo en México, tal y como otras naciones europeas ya lo hicieron, pues lo más importante en una sociedad son los niños.

Advertisements