Socorro Dávila Bernal, la comerciante informal, apodada en redes sociales como #LadyChurros, denunció que los verificadores del Ayuntamiento golpearon a su hijo y no han dejado de perseguirla, hostigarla, intimidarla y burlarse de ella.

Este lunes, integrantes del Movimiento Antorchista se manifestaron frente a Palacio Municipal para respaldarla, luego de que se hiciera viral un video donde se observa que la mujer prefirió tirar sus churros que dejar que los inspectores se los decomisaran cuando se encontraba en una esquina de Portales.

“Ellos (los verificadores) ya llevaban hostigándome una semana y ese día que llegaron dije: prefiero que se queden en suelo a que se los coman ellos. A lo mejor mucha gente me descalifica por esa acción, pero si estuvieran en mi lugar hubieran hecho lo mismo”, explicó la comerciante.

Socorro Dávila refirió que su hijo llegó para ayudarla y cuando comenzó a sacar fotografías, los trabajadores del ayuntamiento lo golpearon, por lo que presentó una denuncia ante el ministerio público.

“Hincaron a mi hijo y le pegaron muy feo, se le fueron a patadas, a mi me dio mucho coraje y no me puedo desquitar, porque uno que le dicen el “Pocos Pelos” y otro le dieron una patada en la cara a mi hijo”, se quejó.

Señaló que las autoridades municipales no se han acercado a ella para atender este problema y no ha podido trabajar pues es vigilada, le toman fotografías y asegura que llegan los verificadores con seguridad pública, la observan y se empiezan a carcajear”.

A su parecer, fueron los mismos servidores públicos quienes filtraron en redes sociales el video, pero “en lugar de hacerme un mal, me hicieron un bien, mucha gente que no me conocía ahora me apoya”, comentó.

Responsabilizó al verificador Miguel León y su gente de cualquier cosa que le pase, pues lo único que ella quiere es trabajar.

Redacción-oem/soldetoluca

Advertisements