Aumentó a 75 muertos y unos 600 heridos la cifra de víctimas del accidente ferroviario ocurrido el viernes en Camerún al descarrilar un tren de pasajeros, informó este sábado Radio France Internationale (RFI).

“Aún es difícil decir cuántas personas exactamente murieron, ya que se siguen recuperando cadáveres del tren”, dijo a Dpa un reportero de una emisora de radio local desde el lugar del siniestro.

El presidente de Camerún, Paul Biya, expresó en Facebook sus condolencias a las víctimas, anunció una investigación del accidente y ordenó al gobierno dar toda la ayuda necesaria a los supervivientes.

Según medios cameruneses, el mal estado de las vías pudo haber sido la causa del accidente, que ocurrió en Eseka, a unos 120 kilómetros de la capital, Yaundé. Ya antes de que el convoy llegara a Eseka, algunos de los 20 vagones del tren comenzaron a desengancharse y descarrilaron. Algunos vagones cayeron en un barranco y aplastaron a pasajeros que habían salido disparados.

El tren llevaba a más de mil personas, entre ellas cientos de pasajeros más de lo habitual que habían tenido que subirse a este transporte después de que el desplome de un puente bloqueara una carretera entre Yaundé y Duala, la capital económica de Camerún.

El ministro de Comunicación, Issa Tchiroma Bakary, aseguró que el presidente Paul Biya ha ordenado una investigación de las causas. El gobierno anunció que los heridos recibirán tratamiento médico gratuito.

La Jornada

Advertisements