METEPEC, México, 20 de Octubre.- Con dedicación y paciencia, doña Rosa Aguilar Sanabria y su hija, Lidia Arellano Aguilar, quien es maestra en Manualidades, se dedican a vestir a la muerte, a decorarla, a tenerla bien presentable para su próxima celebración, los días santos, los Días de Muertos, que se celebran el 1 y 2 de noviembre próximos.

Rosa Aguilar relata que fueron sus tíos los que comenzaron con esta tradición, quienes también eran famosos en el viejo Metepec, donde eran conocidos como “Los Muertes”, porque también gustaban vestir de catrines en la Feria de San Isidro y el Día de Muertos.

Las calaveras las elaboran de papel, y también su vestuario, sobre todo con papel picado, crepé o China, aunque las hay más elegantes, bajo la técnica del papel mache.

Los modelos varían, y van desde la Frida Kalo, la ataviada con el disfraz del Chavo del Ocho, Batman o las Princesas de Disney, hasta otros modelos más conservadores como María Félix y La Elegante.

También, si el cliente así lo solicita, se pueden intentar vestidos de diseño, al gusto de la persona, aunque para ello se requiere un poquito más de tiempo, pues es cuestión de diseñar, cortar e intentar varias veces hasta que se logre un vestido adecuado.

Los precios van de 70 pesos, las más sencillas, elaboradas con materiales comunes, hasta 100 pesos, las realizadas en la técnica del papel mache.

Se trata de un homenaje a la muerte, de una forma de dar mayor realce y respeto a un personaje de tanta tradición y arraigo entre los mexicanos, como lo es La Catrina, La Difunta, La Huesuda, La Calaca, La segura, mote este último, porque, dicen, es lo único que los seres humanos tenemos al nacer: el morir.

Doña Rosa y su hija Lidia trabajan y atienden todos los días en un pequeño local ubicado en la calle de Miguel Hidalgo casi esquina con la avenida San Isidro, en el Centro de Metepec.

Redacción Agencia MVT

 

Advertisements