METEPEC, Méx.- 16 DE OCTUBRE DE 2016.- En su desesperación, Karla junto con su familia se han convertido en investigadores para trtar de encontrar a su hermano Jonathan.

Esto, luego de que han transcurrido más de 45 días han pasado sin tener avances tras denunciar la desaparición de su hermano.

Desde el extravió de Jonathan Lara Trujillo, han estado a la caza de cualquier información que les permita dar con su ubicación, el joven de 24 años de edad, gerente de una sucursal de Banco Azteca en la ciudad de Toluca, fue visto por última vez el 26 de agosto en la avenida Alfredo del Mazo.

Tras ser informados tuvieron que esperar 72 horas por protocolo para levantar la denuncia, después emprendieron una campaña de búsqueda por medio de redes sociales y repartiendo volantes, pero hasta el momento no existen pistas reales de las autoridades de justicia para encontrarlo.

La víctima vivía con su pareja en Las Marinas, quien notificó a sus familiares sobre los hechos, ya que no asistió ese viernes a su trabajo, aunque salió de su casa con destino a su oficina, fue visto en la zona, sin embargo, al momento no les han dejado ver las cámaras de video.

“Queremos que la procuraduría agilice las investigaciones, nos dan largas y seguimos sin saber nada de mi hermano, queremos que se revisen las cámaras y se rastree el celular pero nada más nos dicen que están a punto de localizarlos pero eso ya tiene semanas”, indicó la hermana.

Tras ser notificados por Guillermo, pareja del joven, acudieron a su domicilio para ver si habían tenido alguna diferencia o pleito, aunque aseguró que no, sino que fue hasta que supo que no se presentó a laborar, la familia asegura que un testigo lo vio por en la mañana de ese viernes cerca de su oficina.

Exigen celeridad en las indagatorias, sus conocidos y amigos describen a Jonathan como un chico tranquilo, sociable, alegre y sin vicios, más allá de fumar de vez en cuando un cigarro, por lo que descartan que pudiera haber caído en consumo de sustancias prohibidas o actividades ilegales.

Los últimos datos que tiene la familia, es que el joven salió de la casa donde vivía junto con su novio, sin embargo, no tienen claro ni para la fiscalía que lleva el caso dónde desapareció, en la zona de su trabajo existen cámaras de seguridad pero las autoridades no han autorizado las cintas.

Karla relata que su hermano había regresado de vivir en Huixquilucan, y lo que piden para obtener pistas concretas es clave su teléfono celular pero no han sido capaces de ubicarlo, en su desesperación han recorrido los SEMEFOs en busca de su cuerpo, además, piden que sean revisadas las cámaras.

“No hemos podido tener acceso a las cámaras porque hubo una persona que lo vio, pero no han sido autorizadas, hemos pedido la ubicación por medio de su teléfono, lo intentaron rastrear pero nos dicen que están a punto de localizarlo, pero esto tiene ya semanas”, precisó.

Los familiares piden a las autoridades agotar todas las líneas de investigación que sean posibles para dar con su paradero, aseguraron que quieren saber si está vivo, bien o al menos encontrarlo para no seguir con la angustia que aumenta al paso de los días tras no tener noticias de uno de los cinco hermanos de la familia.

Redacción La Prensa

Advertisements

¿Qué te parece?