Los merengues tuvieron fiesta en casa ajena.

El Real Madrid ganó 1-6 a un timorato Real Betis en un gran partido, una goleada con la que se redime tras sus cuatro empates seguidos, tres en liga y uno en Champions League, en un choque en el que fue muy superior y en el que Cristiano Ronaldo, autor del último tanto, se reencontró con el gol.
Cristiano no marcaba en liga desde la tercera jornada ante Osasuna (5-2), el 10 de septiembre, y con su segundo tanto en la competición en el Villamarín cerró un triunfo solvente del Real Madrid, que ya ganaba 0-4 al descanso y que, aunque encajó el gol bético al comienzo de la reanudación, nunca pasó apuros y redondeó su goleada por medio del delantero portugués poco antes del final.

Sin cinco lesionados, los defensas Sergio Ramos y Coentrao, y los centrocampistas Casemiro, Luka Modric y James Rodríguez, el Real Madrid llegó al Villamarín en su peor momento de la temporada y, por ende, obligado a rehacerse tras cuatro empates seguidos: tres en liga (Villarreal, Las Palmas y Eibar) y uno en Champions (Dortmund).

El choque empezó con el Madrid muy concentrado y dando claros síntomas de querer solventar el duelo pronto. Desde el inicio y en todo el primer tiempo, mandó en el centro del campo e impuso su superioridad y mayor verticalidad ante un Betis aletargado, apocado y temeroso, sin ímpetu y carente de intensidad.

Así, muy pronto, a los 4 minutos, llegó lo que se preveía. Kroos lanzó muy bien una falta desde la izquierda y el galo Raphael Varane cabeceó el balón al fondo de la red. 0-1 y mazazo para los locales. Se aprovechó de la debilidad verdiblanca para ampliar su renta superada la primera hora con el 0-2 de Benzema, tras recibir en la izquierda un pase de Kroos, clarividente e inconmensurable en la parcela ancha, y batir de tiro raso al primer palo a Adán.

Marcelo, a seis del descanso, logró el 0-3 al recoger un rechace en el área en una posición al filo del fuera de juego, lo que reclamaron los béticos, revolverse y marcar. En el 45, tras una contra de libro, Isco hizo el 0-4 tras un cambio de juego de Cristiano hacia la derecha, donde Bale recogió el balón y, muy generoso, se lo cedió al malagueño para que lo remachara a gol.

Tras sendos avisos de un Betis más despierto y voluntarioso, en un cabezazo de Joaquín que sacó Pepe y un centro del portuense que no halló rematador, Cejudo acortó distancias a los diez minutos al marcó de un fuerte tiro el 1-4 tras recoger un servicio de Rubén.

Pero los madridistas sólo tardaron siete minutos en replicar con el 1-5, cuando Isco hizo un doblete con un gol de la factoría del malagueño: un disparo de rosca que se coló por una escuadra.

El ritmo decayó. Zidane dio descanso a Kovacic, Benzema y Bale al sacar al campo a Lucas Vázquez, Morata y Asensio. El choque se rompió y hubo llegadas en ambas áreas, pero el Betis siguió sin encontrar el modo de al menos maquillar la goleada, que incluso se amplió más al reencontrarse con el gol Cristiano Ronaldo, a doce del final, y poner la rúbrica a una victoria contundente del Madrid.

Fuente: EFE

Advertisements