Una presunta venganza terminó con la vida de un abogado que fue disuelto en ácido en un tambo, luego que al parecer intentó estafar a unos clientes en la Ciudad de México.

De acuerdo con la Procuraduría de justicia capitalina el pasado 21 de julio el litigante identificado como Ricardo Reyes acudió a una cita en la delegación Álvaro Obregón donde fue contratado por unos sujetos para que cobrara una deuda, pero ya no regresó a su vivienda.
Las investigaciones arrojaron que un hombre llamado Jesús con domicilio en la calle Nube de la colonia Jardines del Pedregal, lo buscó par que exigiera un pago a un adeudo, sin embargo, el abogado les entregó menos dinero del que había recibido.

Ello habría provocado la furia de los clientes, quienes lo asesinaron en la vivienda, lo desmembraron y vaciaron en un tambo al que vertieron ácido para tratar de desaparecerlo.
Luego lo llevaron a un predio de su propiedad y lo dejaron en una bodega, y le pidieron a los empleados que cada tercer día “le dieran vuelta” ya que estaban preparando impermeabilizante.
Hace unos días la policía antisecuestro halló el tambo con parte de los restos que no alcanzaron a disolverse y los análisis genéticos comprobaron que se trataba del abogado.
Con información de El Gráfico.

Advertisements