CUERNAVACA, MORELOS (12/OCT/2016).- La Fiscalía General del Estado (FGE) concluyó que es falsa la firma de Cuauhtémoc Blanco, plasmada en un contrato por el que lo acusan de recibir siete millones de pesos para contender como candidato a la alcaldía de Cuernavaca por el PSD.

El secretario del ayuntamiento, Guillermo Arroyo Cruz, exhibió el dictamen de la perito que tomó 43 muestras al edil y, conforme con el documento, “se establece que la firma plasmada en original del ‘Contrato de prestación de servicios profesionales’ de fecha 17 de enero del 2015, es diferente al diseño de la firma auténtica que utiliza en sus actos oficiales el C. Cuauhtémoc Blanco Bravo.

“Por lo tanto, no fueron plasmadas por la misma persona y se trata de una falsificación por imitación, por lo que no pertenecen al mismo origen gráfico”, cita el dictamen de la perito en la materia Adriana Chávez Avilés.

El contrato en mención fue exhibido por los hermanos Roberto Carlos y Julio César Yáñez Moreno, principales dirigentes del Partido Socialdemócrata (PSD), con la periodista Denis Maerker en agosto pasado, luego de que Blanco Bravo cesó a Roberto como secretario de Gobierno y con señalamiento de actos de corrupción.

Los hermanos Yáñez reaccionaron con la divulgación del contrato y otros documentos que presuntamente acreditan la relación comercial entre “Cuau” y los Yáñez Moreno.

En conferencia de prensa, Arroyo Cruz precisó que el dictamen de grafoscopía practicado a Blanco Bravo consideró 43 muestras de la firma con puño y letra del edil, y después hizo el análisis comparativo, científico y técnico contra la firma que calza el supuesto contrato. En una primera declaración dijo que el edil había firmado por 30 ocasiones.

En días pasados, el fiscal General del estado, Javier Pérez Durón, afirmó que el primer dictamen pericial, considerado como una opinión técnica, determinó que la rúbrica registrada en el contrato millonario es verdadera pero ese dictamen fue impugnado por el ayuntamiento de Cuernavaca, debido a que no se tomaron muestras al edil.

La Fiscalía atendió el requerimiento y, de acuerdo con Arroyo Cruz, una perito tomó muestras al edil y las cotejó con las que aparecen en el contrato de prestación de servicios profesionales, y dictaminó que la firma es diferente al diseño de la rúbrica auténtica que utiliza Blanco Bravo en sus actos oficiales.

El dictamen pericial aporta que en el estudio de las cinco firmas plasmadas en original de los anexos de ‘Cartas compromiso’, todas de fecha 17 de enero de 2015, “presentan similitudes a la firma auténtica que utiliza en sus actos oficiales el C. Cuauhtémoc Blanco, por lo tanto se establece que pertenecen a un mismo origen gráfico y son atribuibles a una misma persona”, dice la perito en la materia, pero Arroyo dijo que esa firma fue realizada por otra persona distinta a Cuauhtémoc Blanco.

“La firma que calza el contrato que fue expuesto en un medio a nivel nacional y exhibido por Roberto Yáñez es falsa y, por lo tanto, el contenido de ese documento es falso en su totalidad”, expresó el secretario del ayuntamiento.

Arroyo Cruz añadió que los peritajes fueron realizados en la Fiscalía, pero la toma de muestras por parte de la perito se hizo en las oficinas del ayuntamiento, donde la especialista valoró determinados indicadores como presión muscular, velocidad, inclinación, enlaces, proporcionalidad, descargas de tinta, habilidad en la escritura, puntos de inicio para el ataque y los puntos finales para el remate de la firma, la tensión en cada línea y angulosidad para la escritura, entre otros y con ello concluyó que la firma no es del alcalde Cuauhtémoc Blanco.

De acuerdo con especialistas en la materia, el dictamen todavía puede ser impugnado por los denunciantes y la Fiscalía debería nombrar a un tercer perito en discordia para emitir su fallo definitivo.

Advertisements

¿Qué te parece?